Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Salsa holandesa a la lima y pimienta

Salsas
Guarnición
Internacional

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
mantequilla ( 125 gr. ) mantequilla 125 gr.
huevos ( 2 uds. las yemas ) huevos 2 uds. las yemas
lima ( el zumo de media ) lima el zumo de media
sal ( al gusto ) sal al gusto
pimienta negra ( al gusto ) pimienta negra al gusto
Ocultar 4 personas
mantequilla ( 250 gr. )
huevos ( 4 uds. las yemas )
lima ( el zumo de 1 ud. )
sal ( al gusto )
pimienta negra ( al gusto )
Ocultar 6 personas
mantequilla ( 375 gr. )
huevos ( 6 uds. las yemas )
lima ( el zumo de 1 ud. )
sal ( al gusto )
pimienta negra ( al gusto )

Descripción

La salsa holandesa, aunque por su nombre pueda parecer que proviene del país de los tulipanes, es una receta de origen francés que se obtiene de la emulsión de mantequilla clarificada, yemas de huevo y un medio ácido como puede ser el vinagre o el limón. Sirve como acompañamiento de todo tipo de alimentos o se puede utilizar para gratinar pescado y verduras o marisco. Es la acompañante más conocida de los huevos Benedictine. Aquí aprenderás a preparar nuestra variación, una salsa holandesa a la lima y pimienta, ten cuidado al prepararla ya que cualquier exceso de calor provoca la disociación de las yemas con la mantequilla estropeándose la elaboración.

Paso 1

El primer paso será separar de la mantequilla sus principales componentes para obtener una grasa limpia y libre de impurezas. A esto se le denomina clarificar la mantequilla. Para ello, pon la mantequilla en un cazo al baño maría, sin que llegue a hervir, lo ideal es que no pase de los 50º C. Espera hasta que se separe la grasa del suero y suba una espuma a la superficie. Apaga el fuego y quita la espuma, puedes ayudarte de una cuchara o espumadera. Si quieres conseguir una grasa más limpia puedes filtrarla o pasarla por un colador, siempre con cuidado de que no caiga nada del líquido blanco (restos de suero) que ha quedado en el fondo. Deja que la mantequilla se temple a temperatura ambiente.

Paso 2

Ahora, añade las yemas de huevo a un bol amplio, acércalo al baño maría, y comienza a montarlas con la ayuda de una varilla de mano. Es importante controlar la temperatura, esta no debe rebasar de los 65º C. Una vez veas que las yemas comienzan a montar y hayan doblado su volumen y tomado una consistencia esponjosa, retira el bol del baño maría.

Paso 3

Vierte la mantequilla clarificada tibia al hilo mientras sigues batiendo constantemente con la varilla de mano, con el batido, la grasa se irá incorporando a las yemas semimontadas formando una salsa uniforme y espesa, parecida a la mahonesa. Agrega el zumo de lima y la pimienta molida.

Si no vas a servir la salsa holandesa al momento tápala con papel film y mantenla aproximadamente a 40ºC para evitar que se corte. Si esto ocurriese añade un poco de agua templada y vuelve a batir la salsa y si no consigues volverla a montar comienza desde el principio. Añade una yema de huevo a un bol, dobla su tamaño e incorpora la salsa holandesa cortada, poco a poco, mientras bates.

Sugerencia:

Esta salsa Holandesa a la lima y pimienta es el complemento perfecto para disfrutar de unos espárragos verdes enteros ultra congelados DIA para degustar la verdadera esencia de la cocina tradicional francesa.

En Demos la vuelta al día: Emulsionar o el arte de mezclar

En Demos la vuelta al día: Cómo hacer una mayonesa ligera, más ligera

En Demos la vuelta al día: Pil pil, lígate esta salsa

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.