Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Pastel de setas

Panes y masas
Aperitivos y tapas, Entrantes, Plato caliente
Moderna, Para llevar

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
masa de hojaldre ( 1/2 ud ) masa de hojaldre 1/2 ud
setas ( 250 gr ) setas 250 gr
harina ( 1 cucharada ) harina 1 cucharada
huevos ( 2 uds ) huevos 2 uds
nata para cocinar ( 100 ml ) nata para cocinar 100 ml
patatas ( 100 gr ) patatas 100 gr
ajo ( 2 dientes ) ajo 2 dientes
cebolleta ( 1/2 ud ) cebolleta 1/2 ud
perejil fresco perejil fresco
aceite de oliva aceite de oliva
sal sal
pimienta negra pimienta negra
Ocultar 4 personas
masa de hojaldre ( 1 ud )
setas ( 500 gr )
harina ( 2 cucharadas )
huevos ( 4 uds )
nata para cocinar ( 200 ml )
patatas ( 200 gr )
ajo ( 4 dientes )
cebolleta ( 1 ud )
perejil fresco
aceite de oliva
sal
pimienta negra
Ocultar 6 personas
masa de hojaldre ( 2 ud )
setas ( 750 gr )
harina ( 3 cucharadas )
huevos ( 6 uds )
nata para cocinar ( 300 ml )
patatas ( 300 gr )
ajo ( 6 dientes )
cebolleta ( 1 y 1/2 ud )
perejil fresco
aceite de oliva
sal
pimienta negra

Descripción

 ¿Qué te parece darle una vuelta a los típicos pasteles salados? Este pastel de setas cubierto con hojaldre parece un muffin salado y quedará muy resultón si lo sirves en una cena o como entrante. La capa crujiente exterior dará paso a la densidad y cremosidad del huevo y la nata cuajados y el sabor terroso y suculento de las setas. ¡A los niños les encantará! Bueno, a los niños y a todos.

Paso 1:

Precalienta el horno a 180ºC. Pica el ajo y la cebolla en brunoise, es decir, en cubitos pequeños. Pica también la mitad de las setas dejando la otra mitad enteras o, si son demasiado grandes, laminándolas o cortándolas en cuartos. Aprovecha y pica también las hojas de perejil fresco y resérvalas.

Paso 2:

Lava cuidadosamente las patatas y colócalas sin pelar en un cazo, cúbrelas con agua y un puñado de sal y pon el cazo al fuego. Cuando el agua empiece a hervir, baja el fuego y déjalas cocer tapadas durante 15 minutos. Cuando transcurra ese tiempo, escúrrelas, pásalas por agua fría para poder manipularlas, pélalas y rállalas con un rallador grueso.

Paso 3:

Casca los huevos (recuerda que siempre debes hacerlo en un sitio diferente al recipiente en el que los vayas a verter), échalos en un cuenco amplio, añade la nata y bátelo todo muy bien con unas varillas hasta obtener una mezcla uniforme. 

Paso 4:

Calienta aceite en una sartén a fuego medio-alto y rehoga los ajos, la cebolla, la patata rallada y las setas picadas, en ese orden. Cuando los ajos empiecen a dorarse, agrega la cebolla y, cuando ésta se vuelva transparente, añade la patata rallada y las setas picadas y espera a que todo esté tierno. Añade la harina y remueve durante un par de minutos para que cueza y se espese. Retira la sartén del fuego y vierte la mezcla en el recipiente de los huevos y la nata. Remuévelo muy bien y salpimenta al gusto.

Paso 5:

En la misma sartén que has empleado, echa un chorrito de aceite y caliéntalo a fuego medio para saltear las setas que has reservado enteras o a trozos grandes. Cuando estén tiernas y hayan perdido el agua, retíralas y resérvalas.

Paso 6:

Extiende la lámina de hojaldre y divídela en porciones según el número de pasteles que vayas a realizar. Puedes usar cortapastas redondos o cortarlas con un cuchillo en cuadrados.

Paso 7:

Engrasa con aceite o mantequilla unos ramequines o moldes individuales de cerámica y reparte en ellos la mezcla de huevos y sofrito. Distribuye encima las setas enteras salteadas y cubre cada molde con una porción de hojaldre. Trabájala con los dedos ya sea redonda o cuadrada para sellar perfectamente la abertura.

Paso 8:

Prepara una bandeja de horno de paredes altas donde quepan holgadamente los moldes. Disponlos en la bandeja y luego rellena ésta de agua sin que alcance el borde de los ramequines. Mete la bandeja (haciendo equilibrios para que no se derrame el agua) en el horno precalentado durante 40 minutos. Una vez horneados, déjalos enfriar unos minutos sobre una rejilla sin sacarlos del molde.

Presentación:

Puedes desmoldar tu pastel de setas o puedes servirlo directamente en el ramequín sobre un plato o fuente para que cada comensal se aparte los suyos. Mantén la cobertura intacta para reservar el calor o practica una pequeña abertura en el hojaldre y contempla cómo prácticamente se derraman las setas jugosas y humeantes. Espolvorea perejil picado por encima y a disfrutar.

Sugerencia:

Para rellenar el pastel de setas prueba los tarros de setas de la línea Delicious de DIA. Tienes para elegir setas surtidas o setas shitake, especialmente preparadas para dar un toque japonés. Una textura y un sabor inigualables siempre a mano en tu despensa.

En Demos la vuelta al día: Como limpiar las setas

En Demos la vuelta al día: Las setas son para el otoño… ¡aprovéchalas!

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.