Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Musaka gratinada

Carnes
Plato caliente, Segundo plato
Internacional, Tradicional

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
berenjena ( 2 uds ) berenjena 2 uds
calabacín ( 2 ud ) calabacín 2 ud
patatas ( 1 ud. ) patatas 1 ud.
aceite de oliva vírgen extra aceite de oliva vírgen extra
sal sal
pimienta negra pimienta negra
romero romero
perejil rizado perejil rizado

Para el relleno:

ternera ( 400 gr ) ternera 400 gr
cebolla ( 1/2 ud ) cebolla 1/2 ud
vino blanco ( 120 ml ) vino blanco 120 ml
tomate natural triturado ( 200 gr ) tomate natural triturado 200 gr
canela en rama ( 1/2 rama ) canela en rama 1/2 rama

Para la salsa:

leche ( 500 ml ) leche 500 ml
harina ( 35 gr ) harina 35 gr
mantequilla ( 35 gr ) mantequilla 35 gr
nuez moscada nuez moscada
Ocultar 4 personas
berenjena ( 4 uds )
calabacín ( 4 uds )
patatas ( 2 uds. )
aceite de oliva vírgen extra
sal
pimienta negra
romero
perejil rizado

Para el relleno:

ternera ( 800 gr )
cebolla ( 1 ud )
vino blanco ( 240 ml )
tomate natural triturado ( 400 gr )
canela en rama ( 1 rama )

Para la salsa:

leche ( 1 litro )
harina ( 70 gr )
mantequilla ( 70 gr )
nuez moscada
Ocultar 6 personas
berenjena ( 6 uds )
calabacín ( 6 uds )
patatas ( 3 uds )
aceite de oliva vírgen extra
sal
pimienta negra
romero
perejil rizado

Para el relleno:

ternera ( 1 kg 200 gr )
cebolla ( 1 y 1/2 ud )
vino blanco ( 360 ml )
tomate natural triturado ( 600 gr )
canela en rama ( 1 y 1/2 rama )

Para la salsa:

leche ( 1 y 1/2 litro )
harina ( 105 gr )
mantequilla ( 105 gr )
nuez moscada

Descripción

Esta joya de la gastronomía griega es un poco laboriosa de realizar pero los resultados son espectaculares. Lánzate a preparar esta musaka gratinada un día que tengas un poquito de tiempo, acompáñala de una ensalada verde y tendrás un menú equilibrado que además será un auténtico festín.

Esta joya de la gastronomía griega es un poco laboriosa de realizar pero los resultados son espectaculares. Lánzate a preparar esta musaka gratinada un día que tengas un poquito de tiempo, acompáñala de una ensalada verde y tendrás un menú equilibrado que además será un auténtico festín.

Paso 1:

Corta la berenjena en rodajas de aproximadamente medio centímetro de grosor, cúbrelas con sal gruesa y colócalas en un colador. Deja que escurran durante aproximadamente media hora para que pierdan el amargor. Cuando transcurra ese tiempo, límpialas cuidadosamente con un papel de cocina para retirar el exceso de agua y sal y ya estarán lista para utilizarse en esta receta.

Paso 2:

Pela las patatas y córtalas en rodajas finas. Conserva la piel del calabacín pero córtalo también en rodajas de medio centímetro de grosor. Pon abundante aceite de oliva a calentar en una sartén y, cuando alcance una temperatura elevada, pon a freír las rodajas de berenjena, de calabacín y de patata. Lo que interesa es conseguir una textura suave y bien cocinada, así que procura que el aceite no esté excesivamente caliente. Conforme vayas friendo las verduras, apártalas en papel de cocina que absorba el exceso de grasa. Cuanto más tiempo estén expulsando aceite, mejor.

Paso 3:

Pela la cebolla, pártela por la mitad y apoya la parte plana sobre la tabla de cocinar para poder picarla cómodamente en una fina brunoise, esto es, en daditos pequeños. Pica la carne de ternera a cuchillo o con una picadora; o adquiérela directamente ya picada.

Paso 4:

Calienta un poco de aceite en una olla o una sartén de paredes altas. Echa la cebolla en la sartén y saltéala hasta que se ponga transparente. A continuación, añade la carne picada de ternera y sofríela a fuego medio mientras no dejas de separarla con una espátula. Cuanto más la trabajes, más suelto y agradable quedará el relleno. 

Paso 5:

Cuando la carne esté bien hecha, sube un poco el fuego y vierte el vino blanco. Espera a que se evapore el alcohol y remueve para que se consuma un poco. Después, baja el fuego, agrega el tomate natural triturado y remueve bien para integrarlo. Añade la rama de canela, sal, pimienta negra y un poco de romero y deja cocinar a fuego lento durante media hora, los primeros 15 minutos con la sartén destapada y el resto del tiempo tapada.

Paso 6:

Pon la mantequilla en una cazuela al fuego hasta que se derrita. Añade unas gotas de aceite de oliva para que no se queme. Echa la harina y empieza a trabajar la mezcla con unas varillas. No pares de remover hasta que tenga un tono dorado muy pálido. En ese momento, empieza a echar la leche, que habrás calentado previamente, en hilo sobre el roux de harina y mantequilla. No pares de remover para que todo se integre y tu salsa tenga una textura fina y sin grumos. Echa sal y pimienta negra y ralla nuez moscada al gusto. Cocina la salsa hasta que adquiera la consistencia deseada. Ésta no debe ser demasiado espesa ya que vamos a usar la bechamel como cobertura de la mousaka.

Paso 7:

Cubre el fondo de una fuente adecuada para horno con la patata: será la base de la musaka. Retira la canela de la boloñesa de carne y cubre la patata con una capa de la misma. Pon encima rodajas de berenjena y calabacín y vuelve a cubrir con una capa de carne. Repite el proceso hasta terminar con una capa de berenjenas. Vierte la salsa bechamel por encima y añade un poco de mozzarella rallada.

Paso 8:

Mete la fuente en el horno precalentado a 180°C y deja cocinar durante 45 minutos. 

Presentación:

Sirve la musaka gratinada recién salida del horno tras esparcir perejil y romero fresco por encima. ¡Deliciosa!

Sugerencia:

Para que la bechamel de tu musaka gratinada sea todo un éxito, no dudes en usar la leche entera de la gama Delicious de DIA. Su sabor y su calidad se notarán en tu plato.

En Demos la vuelta al día: Tus aderezos, más saludables

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.