Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Macarons de mora

Postres y dulces
Postre
Internacional, Ocasiones especiales

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
harina de almendras ( 75 gr. ) harina de almendras 75 gr.
azúcar glas ( 75 gr. ) azúcar glas 75 gr.
huevos ( 50 gr. de claras ) huevos 50 gr. de claras
azúcar ( 75 gr. ) azúcar 75 gr.
agua ( 20 ml. ) agua 20 ml.
colorante alimentario ( en pasta color morado ) colorante alimentario en pasta color morado

Para el relleno:

moras ( 125 gr. ) moras 125 gr.
zumo de limón ( de medio limón ) zumo de limón de medio limón
azúcar ( 2 cucharadas ) azúcar 2 cucharadas
queso mascarpone ( 100 gr. ) queso mascarpone 100 gr.
Ocultar 4 personas
harina de almendras ( 150 gr. )
azúcar glas ( 150 gr. )
huevos ( 100 gr. de claras )
azúcar ( 150 gr. )
agua ( 40 ml. )
colorante alimentario ( en pasta color morado )

Para el relleno:

moras ( 250 gr. )
zumo de limón ( de 1 limón )
azúcar ( 4 cucharadas )
queso mascarpone ( 200 gr. )
Ocultar 6 personas
harina de almendras ( 225 gr. )
azúcar glas ( 225 gr. )
huevos ( 150 gr. de claras )
azúcar ( 225 gr. )
agua ( 80 ml. )
colorante alimentario ( en pasta color morado )

Para el relleno:

moras ( 500 gr. )
zumo de limón ( de 2 limones )
azúcar ( 6 cucharadas )
queso mascarpone ( 300 gr. )

Descripción

Comienza la temporada de moras, una baya silvestre no sólo conocida por su dulce y rico sabor sino por sus propiedades beneficiosas para la salud. Tiene un alto contenido en antioxidantes y es fuente de glucosa saludable capaz de regular nuestro azúcar en sangre haciendo que no nos apetezca ingerir otra fuente de azúcar menos beneficiosa. Estos macarons de mora son un postre, aunque difícil de preparar, muy delicado y con el que sorprenderás sin duda a todos tus invitados.

Paso 1:

Lo primero que tienes que hacer es envejecer las claras unos días antes de preparar tus macarons de mora. Para ello, casca los huevos y separa las claras y las yemas. Solo vamos a utilizar las claras: Ponlas en un bol, fuera de la nevera y destapadas y deja que pasen toda la noche así. Por la mañana, tápalas y mételas en la nevera. Deja que reposen durante al menos 48 horas. Y ahora ya tienes ‘claras envejecidas’. Si esto te parece demasiado engorroso, también puedes utilizar las claras pasteurizadas que se venden ya separadas, en brick… en este caso no tendrán que reposar y las puedes utilizar directamente.

Paso 2:

Mezcla en un bol grande la harina de almendra y el azúcar glas, tamizados, es decir, pasados por un tamiz o un colador de trama fina… para que se aireen. El objetivo es que entre aire… no te saltes este paso pues es más importante de lo que parece. El resultado tras haber tamizado la harina y el azúcar glas es un postre mucho más liviano, ligero y esponjoso.

Paso 3:

Añade la mitad de las claras y una pizca de sal a la mezcla de harina de almendra y azúcar. Remueve con una espátula hasta formar una pasta y reserva de momento. 

Paso 4:

Mezcla en un cazo el azúcar y el agua y pon al fuego con un termómetro para el caramelo (es importante controlar la temperatura para que quede perfecto). Mientras se hace el almíbar, empieza a montar a punto de nieve en otro cuenco las claras restantes. Cuando el almíbar alcance 118 grados (lo que se conoce como el punto de bola blanda…si eres un apasionado de la repostería seguro que te suena) retira del fuego y viértelo lentamente sobre las claras montadas sin dejar de batir. 

Para saber que el almíbar está en ese punto “de bola blanda” puedes echar un poco en una espumadera, escurrir con un poco de agua y soplar. Si está en su punto saldrá como unas pompas. Aunque lo mejor es usar siempre un termómetro de cocina. 

Paso 5:

Sigue batiendo a velocidad media hasta que el merengue esté tibio y al levantar el batidor se forme un pico. Incorpora el merengue  a la mezcla anterior de almendra, mezclando con la espátula y con movimientos envolventes, para que el merengue no se baje.  

Paso 6:

Añade el colorante en pasta morada y sigue mezclando hasta conseguir una mezcla líquida pero un poco espesa.  Echa la mezcla en una manga pastelera y sobre un papel de horno ve dando forma circular. Para que los macarons queden perfectos y todos iguales lo ideal es usar algún tipo de molde. En tiendas especializadas de repostería venden una especie de tapetes para horno con la forma de los macarons. 

Paso 7:

Deja reposar los macarons hasta que se forme una costra (esta es la clave). Despenderá mucho de la temperatura de tu cocina pero al menos deja reposar un par de horas. 

Paso 8:

Hornea a 140° con el horno precalentado durante 15 minutos. Deja enfriar los macarons de mora y mientras ve preparando la crema para rellenarlos. 

Paso 9:

Lava y trocea las moras; colócalas en un cazo con el azúcar y el zumo de limón. Ponlas a cocer a fuego lento hasta que comiencen a ablandarse, cocina durante unos 10 minutos removiendo de vez en cuando. Después, coloca el puré sobre un colador para que suelte el líquido y deja enfriar.

Paso 10:

Rellena con el puré d emora una manga pastelera y ve rellenando las tapas de cada macaron y presiona ligeramente la otra tapa encima para cerrarlo y ya tienes listos tus macarons de mora.

Presentación:

Estos macarons de mora son tan elegantes y de un color tan bonito que podrás presentarlos de cualquier forma… que no desmerecerán ninguna gran ocasión.

En Demos la vuelta al día: Macarons: los 11 puntos críticos para que no salgan

En Demos la vuelta al día: Medidas, tablas, pesos… y otras equivalencias

 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.