Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Salsas para pollo

El pollo es un tipo de carne blanca fácilmente adaptable con cualquier condimento. En sí, el pollo tiene un aporte calórico muy bajo, ya que no aporta muchas grasas. No obstante, si se come con piel es más calórico porque es en ella donde se acumula la grasa. Además, hay que decir que las salsas para pollo son muy variadas y pueden ser más o menos contundentes.

El concepto de salsa para un pollo es muy relativo porque puede ser desde un jugo de limón hasta un revuelto con verduras. La salsa para el pollo se elige en base a cómo se quiera cocinarlo, es decir, quizás se prefieran piezas más pequeñas o se quiera poner entero a asar en el horno. Si, por ejemplo, se va a cocinar un pollo al horno, quizás es mejor preparar la salsa en una cacerola primero e ir echándola a medida que éste se vaya cociendo por dentro.

Aquí os proponemos más recetas de salsas que quizás os puedan interesar, como son las salsas para arroz o las salsas para acompañar carnes.