Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Guiso de garbanzos y salchicha ahumada

Legumbres
Plato caliente, Plato único
Tradicional
5 1 5

Descripción

Este guiso de garbanzos y salchicha ahumada, con un toquecito picante a tu elección, es una manera excelente de comer legumbres, aparte de una estupenda elección para llenar la fiambrera de un día para otro. Ya sea con garbanzos en conserva o a la manera de toda la vida, esta receta seguirá siendo sabrosa e interesante con su mezcla de sabores picantes, suaves y ahumados.

Paso 1:

El día anterior, prepara un recipiente amplio lleno de agua abundante y echa los garbanzos dentro. Déjalos en remojo toda la noche. Procura que les sobre bastante agua para no correr el riesgo de que la absorban toda en mitad de la noche y vuelvan a quedarse secos.

Paso 2:

Pela los ajos y pícalos en brunoise, es decir, en cubitos pequeños. Haz lo mismo con la cebolla, partiéndola por la mitad previamente y apoyando la parte plana en la tabla de cocinar para que te resulte más sencillo. 

Paso 3:

Lava muy bien la patata y la zanahoria, pélalas y trocéalas en forma de dado. Para darle más espesor de forma natural a tu guiso, prueba a cortar las patatas en cachelos, es decir, empezando a cortar el dado de patata con el cuchillo pero terminar de separarlo del resto de la patata con las manos, provocando un chasquido.

Paso 4:

Escoge la cantidad de chile o guindilla según tus gustos y tolerancia al picante. Si vas a mantenerla en el guiso, pícala; si piensas retirarla después, córtala más grnde para que luego te sea más sencillo recuperarla.

Paso 5:

Cubre de aceite de oliva virgen extra el fondo de una olla y ponla al fuego. Cuando se caliente, empieza a saltear los ajos y, una vez estén ligeramente dorados, añade la cebolla junto con la guindilla. Cuando se ponga transparente, echa en la olla la zanahoria y la patata. Rehoga la cebolla durante un par de minutos, agrega el pimentón dulce y vierte el caldo de carne por encima. En el momento en el que empiece a hervir, añade los garbanzos.

Paso 5:

Cuece los garbanzos hasta que estén tiernos. Si ves que falta líquido, añade agua o más caldo hasta cubrirlos de nuevo. Todo el proceso te llevará aproximadamente dos horas; 40 minutos si utilizas la olla exprés. 

Paso 6:

Calienta un poco de aceite de oliva en una sartén y fríe las salchichas hasta que su exterior esté dorado y crujiente. Retíralas del fuego y córtalas en rodajas.

Presentación:

Sirve el caldo con garbanzos, cebolla y zanahoria en un recipiente que ayude a conservar el calor. Reparte por encima las rodajas de salchicha recién salteada y dale un toque verde y fresco con unas ramitas de perejil. ¡Ya tienes tu guiso de garbanzos y salchicha ahumada!

Sugerencia:

Si no tienes tiempo para poner los garbanzos en remojo el día antes y cocerlos para este guiso de garbanzos y salchicha ahumada durante el tiempo necesario, no desesperes: los garbanzos cocidos categoría extra de DIA te sacarán del apuro en un visto y no visto. 

En Demos la vuelta al día: Cómo espesar un guiso 

En Demos la vuelta al día: 5 deliciosas formas de cocinar las salchichas

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.