Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Albóndigas de bacalao guisadas con garbanzos y huevo duro
Paso a paso
27 Marzo 2018
Legumbres, Pescados y mariscos
Plato caliente, Plato único, Segundo plato
Tradicional
Media
20-30
151-300
Albóndigas de bacalao guisadas con garbanzos y huevo duro
Ingredientes:
Ocultar 2 personas
bacalao desalado (200 gr.)
garbanzos (ya cocidos, 400 gr.)
cebolla (un trozo)
ajo (medio diente)
huevos (2)
pan (1 rebanada del día anterior)
leche (50 ml.)
perejil fresco
caldo de pescado (500 ml.)
harina
aceite de oliva vírgen extra
pimentón dulce (una pizca)
sal
Ocultar 4 personas
bacalao desalado (400 gr.)
garbanzos (ya cocidos, 400 gr.)
cebolla (media)
ajo (1 diente)
huevos (3)
pan (2 rebanadas del día anterior)
leche (100 ml.)
perejil fresco
caldo de pescado (1 litro)
harina
aceite de oliva vírgen extra
pimentón dulce (media cucharilla)
sal
Ocultar 6 personas
bacalao desalado (600 gr.)
garbanzos (ya cocidos, 400 gr.)
cebolla (1 ud.)
ajo (2 dientes)
huevos (5)
pan (3 rebanadas del día anterior)
leche (150 ml.)
perejil fresco
caldo de pescado (1.500 ml.)
harina
aceite de oliva vírgen extra
pimentón dulce (1 cucharilla)
sal
Descripción

Albóndigas de bacalao guisadas con garbanzos y huevo duro: Un guiso tradicional, muy típico en fechas como la Semana Santa en las que la tradición religiosa dicta no comer carne. ¿Y qué mejor que un plato de albóndigas de pescado, pero muy muy completo, gracias a los garbanzos y al huevo?

Paso 1:

Para hacer estas albóndigas de bacalao guisadas con garbanzos y huevo duro, lo primero que debes hacer es preparar los huevos duros. Para ello, acerca un cazo al fuego con agua abundante. Cuando rompa a hervir añade un pellizco de sal e introduce los huevos, que deben estar a temperatura ambiente para que no se rompan. Cuece durante 12 minutos. Pasado este tiempo, sácalos y refréscalos bajo el chorro de agua fría. Pélalos y reserva uno y pica los demás.

Paso 2:

Por otro lado, remoja el pan del día anterior en leche.

Paso 3:

Pela el ajo, pártelo por la mitad para retirar el germen, responsable de que repita y resulte indigesto a algunas personas y pícalo finito.

Paso 4:

Desmiga el bacalao y ponlo en un bol amplio junto con el ajo picado, el huevo picado, y el perejil seco. Escurre el pan e incorpóralo al bol.

Paso 5:

Mezcla bien todos los ingredientes hasta conseguir una mezcla homogénea.

Paso 6:

Formar albóndigas con la masa, enharinarlas y freírlas en abundante aceite de oliva o girasol, si prefieres que no le de mucho sabor. A medida que vayan estando fritas y bien doraditas, escúrrelas sobre papel de cocina absorbente.

Paso 7: 

Pela y pica la cebolla en una brunoise finita y póchala en una cazuela con 4 cucharadas de aceite a fuego suave. Agrega el pimentón y una cucharada de harina. Añade un poco de caldo y tritura el conjunto.

Paso 8:

Añade a la cazuela los garbanzos ya cocidos, el sofrito, el resto del caldo y las albóndigas. Sazona y deja cocer el guiso 10 minutos.

Presentación:

Sirve tus Albóndigas de bacalao guisadas con garbanzos y huevo duro recién hechas, bien calentitas y decora con el huevo duro que habías reservado, cortado en cuartos. Espolvorea con un poco de perejil.

En Demos la vuelta al día: Los mejores amigos del bacalao