Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Pastel de algodón japonés
Paso a paso
12 Mayo 2017
Postres y dulces
Postre
Internacional, Ligera, Moderna
Fácil
31-40
301-500
Pastel de algodón japonés
Ingredientes:
Ocultar 2 personas
queso cremoso (125 gr.)
huevos (3 uds.)
azúcar (tipo caster, 70 gr.)
mantequilla (25 gr.)
leche (50 ml.)
harina (30 gr.)
maicena o almidón de maíz (10 gr.)
zumo de limón (media cucharilla)
sal (una pizca)
Ocultar 4 personas
queso cremoso (250 gr.)
huevos (6 uds.)
azúcar (tipo caster, 140 gr.)
mantequilla (50 gr.)
leche (100 ml.)
harina (60 gr.)
maicena o almidón de maíz (20 gr.)
zumo de limón (1 cucharilla)
sal (una pizca)
Ocultar 6 personas
queso cremoso (375 gr.)
huevos (9 uds.)
azúcar (tipo caster, 210 gr.)
mantequilla (75 gr.)
leche (150 ml.)
harina (90 gr.)
maicena o almidón de maíz (30 gr.)
zumo de limón (1 cucharada)
sal (una pizca)
Descripción

El pastel de algodón japonés (o japanese cotton cheesecake) es una delicia suave y bamboleante que lleva poblando las redes sociales de fotografías y vídeos gastronómicos varios años. Su textura increíblemente esponjosa y su delicado sabor lo convierten en uno de los postres más codiciados de Japón. La elaboración tiene su intríngulis, puesto que se parece más a un soufflé que a una tarta de queso al uso, pero con paciencia y siguiendo la receta paso a paso, conseguirás esta delicia en tu cocina.

pastel de algodon japones

Paso 1:

Separa las claras de las yemas. La manera más práctica de conseguirlo es cascar los huevos uno por uno y hacerlos pasar entre dos dedos entreabiertos de la mano. La yema se quedará sujeta y la clara se deslizará hasta el recipiente que tengas preparado debajo.

Paso 2:

Precalienta el horno a 200°C con calor arriba y abajo y sin ventilador. 

Paso 3:

Embadurna el interior del molde (es importante que no sea desmontable) con mantequilla y espolvorea harina hasta forrar todo el interior.

Paso 4:

Prepara un baño maría calentando agua en una olla grande hasta que esté a punto de hervir, retirándola entonces del fuego y colocando dentro un recipiente para realizar la mezcla lo suficientemente alto como para que el agua alcance sólo la mitad de su altura.

Paso 5:

Echa en el recipiente la mantequilla y el queso, espera a que se derritan y bátelos con unas varillas. 

Paso 6:

Tamiza la harina y agrégala a la mezcla de queso y mantequilla junto a la maicena, las yemas de huevo y la cantidad mayor de zumo de limón. Bate muy cuidadosamente, especialmente tras echar las yemas de huevo para asegurarte de que no cuajen.

Paso 7:

Bate las claras de huevo junto a la cantidad menor de zumo de limón hasta obtener una sustancia espumosa. Añade el azúcar y sigue batiendo hasta que se formen picos blandos (resultará más rápido si empleas unas varillas eléctricas)

Paso 8:

Integra la mezcla de queso con la clara de huevo semimontada. Utiliza una espátula de silicona y mézclalas con movimientos suaves y envolventes para que no pierdan aire.

Paso 9:

Vierte cuidadosamente la masa en el molde y coloca éste dentro de otro recipiente de horno  de mayor diámetro y paredes altas. Llénalo de agua caliente hasta la mitad del molde de la masa y mételo todo al horno. Mantenlo a 200°C durante los primeros 20 minutos; luego baja la temperatura hasta 160°C durante 15 minutos y, finalmente, apaga el horno y deja reposar dentro el pastel de algodón japonés durante media hora sin abrir la puerta. Cuando transcurra ese tiempo, entreabre la puerta del horno y deja que empiece a enfriarse durante 15 minutos; luego sácalo.

pastel de algodon japones

Presentación:

Tu pastel de algodón japonés no necesita añadidos: su esponjosidad sobrenatural se basta y se sobra para hacerlo delicioso. 

Sugerencia:

El pastel de algodón japonés es una versión del cheesecake, de modo que comparte el queso cremoso como base. Usa las tarrinas de DIA para asegurarte de que tu ingrediente clave sea delicado y de calidad.

En Demos la vuelta al día: Redes sociales y cocina: los 10 temas foodies más virales

En Demos la vuelta al día: Macarons: los 11 puntos críticos para que no salgan