Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Ñoquis de patata super fáciles
Paso a paso
20 Abril 2014
Arroces y pastas, Huevos y patatas
Plato caliente, Primer plato
Tradicional
Fácil
Ñoquis de patata super fáciles
Ingredientes:
Descripción Si está buscando una receta para hacer unos ñoquis de patata súper fáciles, no busques más porque la acabas de encontrar. Pero es que no solo son fáciles de hacer, sino que además tienen un sabor estupendo. No pierdas la oportunidad y ponte a hacerlos ahora mismo. En primer lugar hay que hervir en agua con sal gruesa las patatas previamente peladas y cortadas en cubos. En cuanto estén tiernas, las colamos para quitar el excedente de agua. Aplastamos las patatas hasta conseguir con ellas un puré, en el que agregaremos la leche, mantequilla y nuez moscada. Lo mezclamos bien hasta que se consiga un puré firme y liso. Lo probamos y si fuese necesario rectificaríamos de sal, tras lo cual lo dejamos enfriar. Cuando este frio el puré, agregamos la harina tamizada en forma de lluvia, uniéndolo hasta lograr una masa tierna. No hay que colocar toda la harina junta, tenemos que ir fijándonos si la masa nos pide más. Es mejor que se pegue un poco en tus manos, de lo contrario implica que nos pasaste el punto y pueden salirnos duros los ñoquis. Cogemos la masa y la vamos cortando en pequeños bollitos y a cada uno los vas a estirar dándole forma de rulo. Una vez que tenemos toda la masa de ese modo, con un cuchillo comenzamos a cortar los Ñoquis. Aproximadamente el corte debe ser de 1 centímetro y medio. Mientras los vamos cortando tenemos que ir dejándolos reposar en una fuente grande enharinada, ya que lo importante es que no se peguen entre si y que el aire ayude a que se sequen un poquito por fuera. Mientras tanto, ponemos una cazuela grande con agua con sal gruesa a hervir. Una vez que rompe a hervir, para hacer los ñoquis los vamos echando en el agua por tandas. No necesitan mucha cocción, así que en cuanto los veamos que flotan por la superficie los sacamos con la ayuda de una espumadera, y los colocamos en una fuente con la salsa que hayamos elegido para acompañarlos, como por ejemplo una estupenda salsa de tomate con queso rallado. ¡Buen provecho!