Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Arroz a la cubana con huevo frito y plátano
Paso a paso
15 Enero 2014
Arroces y pastas, Verduras y frutas, Huevos y patatas
Plato caliente, Primer plato
Moderna
Fácil
31-40
Arroz a la cubana con huevo frito y plátano
Ingredientes:
Descripción Uno de los platos que inmediatamente me trasladan a mi infancia es este de arroz a la cubana con huevo frito y plátano que nos solía preparar mi madre los sábados. Es una receta muy sencilla, en la que los ingredientes de los que se compone son de lo más comunes, pero la mezcla de todos es una auténtica delicia. Con el plátano se podría decir que en un mismo plato tenemos hasta el postre. Lo primero que tenemos que hacer es colocar una cucharada de aceite de oliva en una cacerola y rehogar, en ella, media cebolla picada muy pequeñita, agregamos el arroz y el ajo picado muy pequeñito. Lo mezclamos hasta que el arroz adquiera un aspecto brillante, momento en el que tenemos que incorporar el agua hirviendo, la sal y la pimienta al gusto. Lo dejamos que se cocine a fuego, entre medio y lento, hasta que el agua se consuma y el arroz se cocine. Cuando este lo retiramos del fuego y lo dejamos tapado unos minutos. Mientras tanto, en otra cazuela, ponemos a calentar una cucharada de aceite y sofreímos la otra mitad de cebolla picada muy pequeñita. Agregamos el tomate triturado, el pimentón, la sal y la pimienta al gusto y lo dejamos cocinar, hasta que quede una salsa más o menos espesa. Después de esto nos ponemos a pelar los plátanos, les quitamos las hebras, los pasamos por harina y los freímos hasta que estén dorados en aceite de oliva suave. Y ya por último, solo nos queda freír los huevos. Servimos el arroz con un poco de salsa de tomate y acompañado con un plátano y un huevo frito para cada comensal. Ya tenemos listo el arroz a la cubana con huevo frito y plátano listo para comer. Trucos y consejos: Mas o menos las cantidades de arroz es de un medio vaso por persona, masque nada que lo sepas para que lo tengas en cuenta en el caso de que sean más los comensales que para los que está pensada la receta.