Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Rollo artico relleno de helado y mermelada
Paso a paso
23 Noviembre 2013
Postres y dulces
Postre
Muy fácil
< 20
Rollo artico relleno de helado y mermelada
Ingredientes:
Descripción Si quieres preparar un postre delicioso y perfecto para el verano, anímate y haz este rollo ártico relleno de helado y mermelada. Es muy fácil de hacer y riquísimo, pudiendo tenerlo siempre preparado y lito para cualquier ocasión. Empezamos la elaboración de este postre poniendo en un cuenco el azúcar y los huevos, batiendo la mezcla bien hasta que triplique su volumen. En ese momento añadimos la harina y la levadura tamizada, lo mezclamos bien con una espátula. Sobre la placa del horno ponemos un papel vegetal y lo untamos de mantequilla. Echamos la mezcla sobre ello, extendiéndolo procurando que quede todo de un grosor parejo. Lo horneamos en un horno previamente calentado a unos 180º durante 10 o 12 minutos. Cuando veamos que está hecho, le echamos un poco de azúcar por encima y le ponemos otro papel vegetal encima y lo enrollamos y dejamos que se enfríe. Cuando esté frío estiramos el bizcocho y le ponemos una fina capa de mermelada, la que nosotros prefiramos, y encima de la mermelada ponemos el helado de vainilla. Tiene que estar un poco blando pero no demasiado para que nos sea más fácil extenderlo y luego poder enrollarlo con la ayuda del papel. Cerramos las puntas del papel como si fuera un caramelo, lo metemos en el congelador hasta la hora de comer. Sacamos del congelador el rollo ártico relleno de helado y mermelada unos 5 minutos antes de servir, para que no esté tan frío. Decóralo espolvoreando por encima una buena cantidad de azúcar glas, que de la sensación de que está nevado. Trucos: Cuando vayas a servir este fantástico postre, a la hora de cortarlo hazlo con un cuchillo remojado en agua caliente, para que resulte mucho más fácil. Usa la mermelada que prefieras, o el sabor de chocolate que más te guste. Esto es sólo una idea, luego tienes que hacer tuyo el postre. Puedes emborrachar el bizcocho con algún licor, siempre y cuando no lo vaya a comer niños, claro está.