Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Migas extremeñas
Paso a paso
27 Noviembre 2013
Huevos y patatas, Panes y masas
Entrantes, Plato caliente, Primer plato
Tradicional
Media
20-30
más 500
Migas extremeñas
Ingredientes:
Ocultar 2 personas
pan (media barra del día anterior)
ajo (2 dientes)
bacón o panceta (2 lonchas)
chorizo (2 rodajas)
huevos (2 uds.)
pimentón dulce (1 cucharilla)
aceite de oliva
sal
Ocultar 4 personas
pan (1 barra del día anterior)
ajo (4 dientes)
bacón o panceta (4 lonchas)
chorizo (4 rodajas)
huevos (4 uds.)
pimentón dulce (1 cucharada)
aceite de oliva
sal
Ocultar 6 personas
pan (1 barra y media del día anterior)
ajo (6 dientes)
bacón o panceta (6 lonchas)
chorizo (6 rodajas)
huevos (6 uds.)
pimentón dulce (1 cucharada colmada)
aceite de oliva
sal
Descripción

¿Puede existir un plato más tradicional y de origen más humilde que éste? En efecto, este es el plato con el que tradicionalmente los pastores aprovechaban las migas de pan duro. Las migas se comen por toda España, aunque la receta varía notablemente. Ésta es la receta de las migas de Extremadura. Contundentes, y muy ricas.

Paso 1:

Al menos el día anterior a preparar las migas, desmiga el pan preferiblemente con la ayuda de un cuchillo, aunque también puedes hacerlo en una trituradora con cuidado de no hacer trozos muy pequeños… la textura no será igual… pero sí es más rápido y cómodo. Esto puedes hacerlo en una gran cantidad, y después guardar en un frasco hermético tus migas de pan. Sea como sea, no conviene que pase un tiempo excesivo hasta que las consumas, porque pueden enranciarse… pero una temporada completa, sí que aguantan perfectamente.

Paso 2:

Sea como sea, la noche anterior, moja las migas de pan dejando caer gotas de aguas encima. Tápalo con un trapo y déjalo reposar durante toda la noche. Ten cuidado porque se trata de humedecer ligeramente las migas, no bañarlas en agua.

Paso 3:

En una olla grande, dora a fuego medio el ajo cortado en láminas, el chorizo y el bacón picado en un buen chorro de aceite de oliva. Cuando comiencen a coger un poquito de color, añade el pimentón y dale unas vueltas.

Paso 4:

Añade las migas y deja cocinar poco a poco durante 10 minutos sin parar de remover constantemente. Ten cuidado porque si las dejas, aunque apenas sea un minuto, se queman con facilidad.

Paso 5:

Aparte, fríe los huevos en aceite bien caliente.

Presentación:

Sirve tu plato de migas con el huevo por encima mientras estén bien calientes.

El secreto está en la humedad

Puede parecer irrelevante, pero el secreto para hacer un buen plato de migas está en la humedad que se aporte al pan la noche anterior. Si se mojan en exceso las migas, será muy difícil eliminar esa humedad en la sartén, y además se formarán grumos de pan excesivos. Si se añade poca humedad, las migas quedarán muy sueltas y secas (creando esa sensación tan desagradable en la boca de algo difícil de tragar) y se quemarán con mucha facilidad. Lo ideal es echar agua por encima… como si fuera lluvia, dejando caer gotas y removiendo las migas para que la humedad las impregne. Si no tienes maña para hacerlo con la mano, puedes ayudarte de un pulverizador.