Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Calabacín relleno de champiñones y arroz
Paso a paso
3 Diciembre 2014
Carnes, Verduras y frutas
Plato caliente, Segundo plato
Tradicional
Muy fácil
20-30
151-300
Calabacín relleno de champiñones y arroz
Ingredientes:
Descripción El calabacín es una verdura estupenda, que además de muy nutritiva, es sana y aporta pocas calorías, ideal para los que estáis a régimen. Si además ya estáis hartos de comer tanta carne, o simplemente habéis tomado la opción de no consumirla, esta receta de calabacín relleno de arroz y champiñones es perfecta para vosotros. Realmente deliciosa. Los pasos a seguir son los siguientes. Ya veréis lo fáciles y sencillos que son. Cocer el arroz o si no se tiene cocido. Limpiar los champiñones y cortar en trozos muy pequeños. Poner un poco de aceite en una sartén y saltear los champiñones a fuego medio para que se hagan bien y no se quemen. Mientras lavar el calabacín cortar por la mitad, poner las dos mitades en una bandeja para microondas, agregar un vaso de agua y cocer durante 10 minutos. Reservar hasta que esté tibio. A continuación, salpimentar y poner perejil picado a los champiñones, vaciar el calabacín con ayuda de una cuchara y agregar a la sartén con los champiñones, mezclar bien los ingredientes. Seguidamente incorporar el arroz cocido, mezclar dar unas vueltas, añadir el queso rallado y el jamón cortado en trozos pequeños. Rectificar de sal y pimienta si fuera necesario. Rellenar las dos mitades de calabacín con el risotto, cubrir con queso para fundir y gratinar hasta que esté a vuestro gusto. Yo la verdad es que suelo poner tanto queso que muchas veces ni se ve de que esta relleno el calabacín. Pero es que está tan rico... Si queréis podéis poner unos tomates cherry en la bandeja con el calabacín para que se asen y luego acompañen a este delicioso calabacín relleno con arroz y champiñones. También van bien crudos. Si no tienes ganas de cocinar demasiado, puede ser plato único comiendo el calabacín entero y algo de ensalada. Lo puedes preparar con antelación, por ejemplo la noche antes, y solo dejar el paso de gratinarlo, que mientras lo hace se calienta el calabacín. Si estáis a régimen no echéis tanto queso o usarlo en versión light.