Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Torrijas con Miel de Encina y Brandy Ingredientes: – 500ml/1l leche – 1 huevo – Pan especial para torrijas – 1 piel limón – 2 cucharadas azúcar moreno – 1cl brandy – 50 cl miel de encina – 20cl agua – 1 cucharita canela en polvo – 1 canela en rama – 150cl aceite de oliva 0,4 (para freír). Preparación: Lo primero que haremos será poner a calentar la leche con la canela en rama y la piel del limón. No queremos que hierva sino mantenerla muy caliente sin que llegue a hervir. Así se infusionará la canela y la piel del limón y dejarán todos sus aromas en la leche. Mientras se calienta lo removemos de vez en cuando para que no se pegue al fondo y se estropee. Transcurridos 10 minutos la retiramos, le añadimos las cucharadas de azúcar, removemos y la dejamos semitapada que tome temperatura ambiente. Lo siguiente, cortaremos el pan en rebanadas de no más de 2 cm pues luego no se empaparían del todo o nos sería más difícil manipularlas a la hora de freír con tanto peso de la leche. Lo colocamos en una fuente para poder echar sobre ellas la leche con más facilidad. Una vez hemos enfriado la leche lo que haremos será ir echándola sobre las torrijas y que empapen. Según veamos que empapan le vamos añadiendo más leche. No deben gotear pues luego hay que freírlas y no interesa que nos salte el aceite. Por otro lado preparamos en un cacillo la miel el agua y el brandy y lo diluímos. Esta mezcla es lo que luego pondremos sobre nuestras torrijas a modo de almíbar para que estén dulces y jugosas. Una vez empapadas las torrijas en leche, batimos un huevo y vamos dando vueltas a las torrijas en el huevo y a la sartén. Dejamos que se doren y no se quemen a una temperatura media y las damos vuelta y sacamos cuando estén listas a un plato con papel de cocina para quitar el exceso de aceite. El aceite ha de ser aceite de oliva. Para finalizar las presentaremos como postre individual o en una fuente para varios comensales. Las espolvoreamos un poco de canela y las bañamos con el preparado de miel y brandy. Listas para degustar, seguro que os encantan. Si sobran, se pueden guardar en la nevera tapadas con el jugo y al día siguiente estarán buenísimas también.

Torrijas con Miel de Encina y Brandy

Videoreceta
27 Enero 2015

Ingredientes:

– 500ml/1l leche

– 1 huevo

– Pan especial para torrijas

– 1 piel limón

– 2 cucharadas azúcar moreno

– 1cl brandy

– 50 cl miel de encina

– 20cl agua

– 1 cucharita canela en polvo

– 1 canela en rama

– 150cl aceite de oliva 0,4 (para freír).

Preparación:

Lo primero que haremos será poner a calentar la leche con la canela en rama y la piel del limón. No queremos que hierva sino mantenerla muy caliente sin que llegue a hervir. Así se infusionará la canela y la piel del limón y dejarán todos sus aromas en la leche. Mientras se calienta lo removemos de vez en cuando para que no se pegue al fondo y se estropee. Transcurridos 10 minutos la retiramos, le añadimos las cucharadas de azúcar, removemos y la dejamos semitapada que tome temperatura ambiente.

Lo siguiente, cortaremos el pan en rebanadas de no más de 2 cm pues luego no se empaparían del todo o nos sería más difícil manipularlas a la hora de freír con tanto peso de la leche. Lo colocamos en una fuente para poder echar sobre ellas la leche con más facilidad.

Una vez hemos enfriado la leche lo que haremos será ir echándola sobre las torrijas y que empapen. Según veamos que empapan le vamos añadiendo más leche. No deben gotear pues luego hay que freírlas y no interesa que nos salte el aceite.

Por otro lado preparamos en un cacillo la miel el agua y el brandy y lo diluímos. Esta mezcla es lo que luego pondremos sobre nuestras torrijas a modo de almíbar para que estén dulces y jugosas.

Una vez empapadas las torrijas en leche, batimos un huevo y vamos dando vueltas a las torrijas en el huevo y a la sartén. Dejamos que se doren y no se quemen a una temperatura media y las damos vuelta y sacamos cuando estén listas a un plato con papel de cocina para quitar el exceso de aceite. El aceite ha de ser aceite de oliva.

Para finalizar las presentaremos como postre individual o en una fuente para varios comensales. Las espolvoreamos un poco de canela y las bañamos con el preparado de miel y brandy. Listas para degustar, seguro que os encantan.

Si sobran, se pueden guardar en la nevera tapadas con el jugo y al día siguiente estarán buenísimas también.