Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
El plato que he elegido es uno de los primeros que cociné viendo a Karlos Arguiñano en la televisión hace ya muchos años, y es que aunque ahora es cuando estoy cumpliendo mi sueño de dedicar mi vida a la cocina hace ya muchos años que se abrió en mi cabeza un mundo lleno de colores, olores y sabores viendo sus programas de cocina. Este plato en concreto lo recuerdo con mucho cariño porque es el primero que impresionó a mi familia cuando lo realicé y desde entonces muchos días que voy a verles y pasar el día con ellos me piden que se lo haga de nuevo. Aunque hay muchas maneras de hacer este plato tan típico en mi tierra me gusta hacerlo dorando mucho los dados de pan para que al hervir después no quede totalmente reblandecido, sofreir el ajo, el chorizo y el jamón después para que todo quede con ese sabor a doradito,hacer un buen caldo de verduras en que mojarlo todo y sobre todo deleitarme esperando a que se haga a fuego lento imaginando lo que viene después. En este mismo instante que acabo de salir de clase de cocina en la Escuela de Hostelería Toledo imagino hacerlo cortando dados perfectos de pan, dorándolos mucho para que conserve la textura y el sabor a tostado, hacer un huevo flor y colocarlo todo con un poco de gracia en un plato bonito, poniendo los dados de pan, los tacos de chorizo y jamón, rodeando al huevo poché que espera ser roto y derramar su yema líquida sobre el caldo ligado del fondo del plato y que sirve de nexo de unión de todos los elementos. Hecho de la manera tradicional o de una manera más refinada lo importante es el éxtasis que se siente en el paladar al final.

SOPA DE RECUERDOS Y SUEÑOS

Videoreceta
11 Abril 2016

El plato que he elegido es uno de los primeros que cociné viendo a Karlos Arguiñano en la televisión hace ya muchos años, y es que aunque ahora es cuando estoy cumpliendo mi sueño de dedicar mi vida a la cocina hace ya muchos años que se abrió en mi cabeza un mundo lleno de colores, olores y sabores viendo sus programas de cocina. Este plato en concreto lo recuerdo con mucho cariño porque es el primero que impresionó a mi familia cuando lo realicé y desde entonces muchos días que voy a verles y pasar el día con ellos me piden que se lo haga de nuevo. Aunque hay muchas maneras de hacer este plato tan típico en mi tierra me gusta hacerlo dorando mucho los dados de pan para que al hervir después no quede totalmente reblandecido, sofreir el ajo, el chorizo y el jamón después para que todo quede con ese sabor a doradito,hacer un buen caldo de verduras en que mojarlo todo y sobre todo deleitarme esperando a que se haga a fuego lento imaginando lo que viene después. En este mismo instante que acabo de salir de clase de cocina en la Escuela de Hostelería Toledo imagino hacerlo cortando dados perfectos de pan, dorándolos mucho para que conserve la textura y el sabor a tostado, hacer un huevo flor y colocarlo todo con un poco de gracia en un plato bonito, poniendo los dados de pan, los tacos de chorizo y jamón, rodeando al huevo poché que espera ser roto y derramar su yema líquida sobre el caldo ligado del fondo del plato y que sirve de nexo de unión de todos los elementos. Hecho de la manera tradicional o de una manera más refinada lo importante es el éxtasis que se siente en el paladar al final.