Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
¡¡¡Qué difícil!!! Ha sido casi imposible decidirme por un solo plato como 'el plato de mi vida'. Lo primero que se me ha venido a la cabeza es ese arroz meloso tan bueno que hace mi padre cuya receta hemos heredado de mi abuela, que parece que cocina sin ton ni son pero termina dándole un punto único aún hoy en día a sus 87 años, punto que no soy capaz de conseguir por más esmero que le ponga. Pero finalmente me he quedado con otro plato: un pescado vietnamita con noodles de arroz que cociné en un curso de cocina en mi viaje a Vietnam del año pasado y que auna mis dos grandes pasiones en esta vida: la cocina y los viajes!! Creo que este plato representa lo que soy y lo que me mueve en este mundo de la cocina: probar y cocinar cualquier plato alrededor del mundo. Ya sea un bao taiwanés o un ají de gallina peruano, un tagine marroquí o un buen curry indio, me encanta experimentar nuevos sabores y aprender a cocinar con ingredientes que no he usado antes. Una anécdota que me caracteriza es que en mis viajes busco antes dónde voy a comer o qué ingredientes típicos comprar antes que qué monumentos voy a visitar. ¡¡Viva el turismo gastronómico!! El plato cuya foto os envío lo cociné en Hoi An, un pueblo pintoresco en el centro de Vietnam, donde dicen está la mejor comida del país, a medio camino entre dos grandes cocinas como son la china y la tailandesa. Aquel día lo recuerdo como uno de los más felices de mi vida: desde primera hora, con la visita a una granja para ver la gran cantidad de vegetales, hierbas y especias desconocidas en España y que usan en esa zona del planeta, pasando por un mercado de abastos para hacernos con el pescado fresco y otros ingredientes rodeado de paisanos sonrientes, y terminando en la cocina, donde dos cocineras vietnamitas nos guiaron paso a paso en todo un menú típico vietnamita! Y dentro de ese menú, la joya de la corona: un pescado marinado con infinidad de especias y cocinado en una cazuela de barro que le dió un sabor impresionante. Y como guarnición, unos noodles de arroz...¡que preparamos nosotros mismos! Primero, mezclando harina de arroz con agua. Luego, extendiendo la mezcla a modo de crepe muy fina sobre una tela blanca transpirable atada a una cazuela con agua caliente que desprendía vapor. Y por último, retirando con palillos la masa una vez sólida para terminar cortandola a cuchillo y consiguiendo los mejores noodles del universo. O por lo menos, ¡los mejores que he hecho yo nunca! El plato y su sabor era espectacular, pero lo mejor para mí fue el poderlo cocinar y compartir con la gente de allí. Ellos no hablaban excesivo inglés y el mío tampoco es excelente, pero con un plato de comida en medio, la gente siempre termina por entenderse y disfrutar como lo hicimos aquel día. Día que me gustaría repetir en otras partes del mundo... ¡y espero poder hacerlo!

Pescado vietnamita con noodles de arroz

Videoreceta
11 Mayo 2016

¡¡¡Qué difícil!!! Ha sido casi imposible decidirme por un solo plato como 'el plato de mi vida'. Lo primero que se me ha venido a la cabeza es ese arroz meloso tan bueno que hace mi padre cuya receta hemos heredado de mi abuela, que parece que cocina sin ton ni son pero termina dándole un punto único aún hoy en día a sus 87 años, punto que no soy capaz de conseguir por más esmero que le ponga. Pero finalmente me he quedado con otro plato: un pescado vietnamita con noodles de arroz que cociné en un curso de cocina en mi viaje a Vietnam del año pasado y que auna mis dos grandes pasiones en esta vida: la cocina y los viajes!!

Creo que este plato representa lo que soy y lo que me mueve en este mundo de la cocina: probar y cocinar cualquier plato alrededor del mundo. Ya sea un bao taiwanés o un ají de gallina peruano, un tagine marroquí o un buen curry indio, me encanta experimentar nuevos sabores y aprender a cocinar con ingredientes que no he usado antes. Una anécdota que me caracteriza es que en mis viajes busco antes dónde voy a comer o qué ingredientes típicos comprar antes que qué monumentos voy a visitar. ¡¡Viva el turismo gastronómico!!

El plato cuya foto os envío lo cociné en Hoi An, un pueblo pintoresco en el centro de Vietnam, donde dicen está la mejor comida del país, a medio camino entre dos grandes cocinas como son la china y la tailandesa. Aquel día lo recuerdo como uno de los más felices de mi vida: desde primera hora, con la visita a una granja para ver la gran cantidad de vegetales, hierbas y especias desconocidas en España y que usan en esa zona del planeta, pasando por un mercado de abastos para hacernos con el pescado fresco y otros ingredientes rodeado de paisanos sonrientes, y terminando en la cocina, donde dos cocineras vietnamitas nos guiaron paso a paso en todo un menú típico vietnamita!

Y dentro de ese menú, la joya de la corona: un pescado marinado con infinidad de especias y cocinado en una cazuela de barro que le dió un sabor impresionante. Y como guarnición, unos noodles de arroz...¡que preparamos nosotros mismos! Primero, mezclando harina de arroz con agua. Luego, extendiendo la mezcla a modo de crepe muy fina sobre una tela blanca transpirable atada a una cazuela con agua caliente que desprendía vapor. Y por último, retirando con palillos la masa una vez sólida para terminar cortandola a cuchillo y consiguiendo los mejores noodles del universo. O por lo menos, ¡los mejores que he hecho yo nunca!

El plato y su sabor era espectacular, pero lo mejor para mí fue el poderlo cocinar y compartir con la gente de allí. Ellos no hablaban excesivo inglés y el mío tampoco es excelente, pero con un plato de comida en medio, la gente siempre termina por entenderse y disfrutar como lo hicimos aquel día. Día que me gustaría repetir en otras partes del mundo... ¡y espero poder hacerlo!