Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Este plato es para mí un auténtico placer culinario. Majar los ingredintes en un mortero de madera hace que se pongan a "trabajar" de manera incontrolada los cinco sentidos: ajo dorado, comino, pimentón dulce, aceite de oliva, pan tostado y un poco de agua que permita que la mezcla sea total y pletórica. Pero sin lugar a dudas el momento de hacer el "majao" tiene un duro competidor si tuviera que elegir el momento de mayor esplendor en el ritual de elaboración del plato. Y ese no es otro que coger los espárragos trigueros en el mes de Abril por los campos de mi pueblo sevillano en compañía de mi padre. Las flores en todo su esplendor emanando olores que los grandes perfumes no pueden imitar, el cielo con un tono azulado-añil que satura la visión, el cantar de los pájaros que hace que la travesía se combierta en un auténtico concierto celestial... y el silencio. Ese silencio que se da entre dos personas que ya se lo han dicho todo, que no tienen necesidad de hablar, sólo de sentir. Sin lugar a dudas, el ritual que se lleva a cabo para la elaboración de los "espárragos esparragaos" es para mí un momento que todos debiéramos sentir una vez en la vida. Por muchos motivos...

Espárragos esparragaos

Videoreceta
20 Abril 2016

Este plato es para mí un auténtico placer culinario. Majar los ingredintes en un mortero de madera hace que se pongan a "trabajar" de manera incontrolada los cinco sentidos: ajo dorado, comino, pimentón dulce, aceite de oliva, pan tostado y un poco de agua que permita que la mezcla sea total y pletórica.
Pero sin lugar a dudas el momento de hacer el "majao" tiene un duro competidor si tuviera que elegir el momento de mayor esplendor en el ritual de elaboración del plato. Y ese no es otro que coger los espárragos trigueros en el mes de Abril por los campos de mi pueblo sevillano en compañía de mi padre.
Las flores en todo su esplendor emanando olores que los grandes perfumes no pueden imitar, el cielo con un tono azulado-añil que satura la visión, el cantar de los pájaros que hace que la travesía se combierta en un auténtico concierto celestial... y el silencio. Ese silencio que se da entre dos personas que ya se lo han dicho todo, que no tienen necesidad de hablar, sólo de sentir.
Sin lugar a dudas, el ritual que se lleva a cabo para la elaboración de los "espárragos esparragaos" es para mí un momento que todos debiéramos sentir una vez en la vida.
Por muchos motivos...