Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Costillar a la miel con chips crujientes. Lorena Barrueco COSTILLAR A LA MIEL CON CHIPS CRUJIENTES DE PATATAS: es una receta sencilla, fácil y económica. No se tarda apenas tiempo en hacer y conlleva pocos preparativos.. Gusta a todo el mundo porque los ingredientes son muy básicos. El toque dulce de la miel hace que sea una receta divertida, diferente y especial. Pon tu costillar en una fuente de horno. Agrega medio vaso de agua, un chorro de vino y pimienta negra. Esparce una cucharada sopera de miel sobre el costillar y hornea con el horno precalentado a unos 200 grados 15 minutos aproximadamente (sabras que el costillar esta listo cuando tenga un bonito color dorado y al pincharlo los jugos sean transparentes). Para las chips de patatas, lava y corta las patatas muy finas. Coloca sobre la bandeja del microondas cubierto con papel de horno. Dispón las patatas sin que se solapen unas con otras. Agrega sal y tus especias favoritas y mete al microondas a máxima potencia durante unos 7 u 8 minutos (sabrás que están listas cuando comiencen a coger un colorcillo marrón). Déjalas enfriar sobre una rejilla para que pierdan la humedad y listo. Emplata tu costillas con tus patatas. No quedará ni una!

Costillar a la miel con chips crujientes. Lorena Barrueco

Videoreceta
6 Febrero 2015

COSTILLAR A LA MIEL CON CHIPS CRUJIENTES DE PATATAS: es una receta sencilla, fácil y económica. No se tarda apenas tiempo en hacer y conlleva pocos preparativos.. Gusta a todo el mundo porque los ingredientes son muy básicos. El toque dulce de la miel hace que sea una receta divertida, diferente y especial.

Pon tu costillar en una fuente de horno. Agrega medio vaso de agua, un chorro de vino y pimienta negra. Esparce una cucharada sopera de miel sobre el costillar y hornea con el horno precalentado a unos 200 grados 15 minutos aproximadamente (sabras que el costillar esta listo cuando tenga un bonito color dorado y al pincharlo los jugos sean transparentes).
Para las chips de patatas, lava y corta las patatas muy finas. Coloca sobre la bandeja del microondas cubierto con papel de horno. Dispón las patatas sin que se solapen unas con otras. Agrega sal y tus especias favoritas y mete al microondas a máxima potencia durante unos 7 u 8 minutos (sabrás que están listas cuando comiencen a coger un colorcillo marrón). Déjalas enfriar sobre una rejilla para que pierdan la humedad y listo.
Emplata tu costillas con tus patatas. No quedará ni una!