Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Este plato podría decirse que es EL plato. Sin ninguna duda el plato más importante de mi (corta) carrera en esto de la cocina. Es el plato con el que gané la categoría de pescados en el concurso de escuelas que se organiza en Cantabria. Pero esto no es lo más importante. El premio fue el redondeo. Cuando entré en la escuela, este mismo octubre, no tenía ni idea de cocinar, en mi vida había hecho un bacalao, por ejemplo. El primer servicio fue terrible, incluso le llegué a decir a mi profesor que yo no valía para esto. Pero él me animó a seguir... Y menos mal que lo hizo. Más adelante entre en el restaurante de un exconcursante de Top Chef, Sergio Bastard, en donde estoy de prácticas los fines de semana. Tanto mi profesor como Sergio son mis referentes ahora mismo, los que me han enseñado todo, y, cuando hubo que pensar un plato para el concurso , quise agradecérselo. La mejor manera era mezclar dos de sus señas de identidad, dándole un toque mío, y así lo hice. Mi profesor, cuando era joven como yo, se presentó a un concurso con un pescado guisado con hongos, y ganó. Siempre lo pone de ejemplo, por lo que yo tenía claro que quería hacer algo con hongos. Y Sergio es todo un especialista en bacalao, por lo que mi plato tenía que centrarse en ese pescado. A partir de ahí empecé a desarrollar hasta que llegué al plato que a mi más me gustó. Un bacalao "pintado" con un aceite infusionado con jengibre, ajo y cilantro acompañado de una cremita de hongos, alga wakame, crujiente de jamón de pato y una cebolla caramelizado en el aceite anteriormente mencionado. Presenté ese plato al concurso y pasó la primer fase, para mi ya había ganado, y no lo digo por el tópico, es verdad, yo no creía en mi, y que me eligieran para estar en la final fue una auténtica sorpresa. Llegó el día de la final y allí fui yo, a disfrutar. Presento mi plato y me dicen que es el mejor presentado hasta el momento. Yo ya no sabía dónde meterme. Y ya cuando me dieron como ganador... No me lo creía. El primer día quise dejarlo todo y, pocos meses después, estaba ganando un premio... ¡Fue genial!.

Bacalao de otoño

Videoreceta
21 Abril 2016

Este plato podría decirse que es EL plato.
Sin ninguna duda el plato más importante de mi (corta) carrera en esto de la cocina. Es el plato con el que gané la categoría de pescados en el concurso de escuelas que se organiza en Cantabria. Pero esto no es lo más importante. El premio fue el redondeo.

Cuando entré en la escuela, este mismo octubre, no tenía ni idea de cocinar, en mi vida había hecho un bacalao, por ejemplo. El primer servicio fue terrible, incluso le llegué a decir a mi profesor que yo no valía para esto. Pero él me animó a seguir... Y menos mal que lo hizo.

Más adelante entre en el restaurante de un exconcursante de Top Chef, Sergio Bastard, en donde estoy de prácticas los fines de semana.

Tanto mi profesor como Sergio son mis referentes ahora mismo, los que me han enseñado todo, y, cuando hubo que pensar un plato para el concurso , quise agradecérselo. La mejor manera era mezclar dos de sus señas de identidad, dándole un toque mío, y así lo hice.

Mi profesor, cuando era joven como yo, se presentó a un concurso con un pescado guisado con hongos, y ganó. Siempre lo pone de ejemplo, por lo que yo tenía claro que quería hacer algo con hongos.
Y Sergio es todo un especialista en bacalao, por lo que mi plato tenía que centrarse en ese pescado.

A partir de ahí empecé a desarrollar hasta que llegué al plato que a mi más me gustó. Un bacalao "pintado" con un aceite infusionado con jengibre, ajo y cilantro acompañado de una cremita de hongos, alga wakame, crujiente de jamón de pato y una cebolla caramelizado en el aceite anteriormente mencionado.

Presenté ese plato al concurso y pasó la primer fase, para mi ya había ganado, y no lo digo por el tópico, es verdad, yo no creía en mi, y que me eligieran para estar en la final fue una auténtica sorpresa.

Llegó el día de la final y allí fui yo, a disfrutar. Presento mi plato y me dicen que es el mejor presentado hasta el momento. Yo ya no sabía dónde meterme. Y ya cuando me dieron como ganador... No me lo creía.

El primer día quise dejarlo todo y, pocos meses después, estaba ganando un premio... ¡Fue genial!.