Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Trufas heladas de chocolate

Postres y dulces
Postre
Moderna, Ocasiones especiales

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
nata para montar ( 100 gr. ) nata para montar 100 gr.
glucosa ( líquida, 30 ml. ) glucosa líquida, 30 ml.
chocolate negro ( 90 gr. ) chocolate negro 90 gr.

Para la cobertura:

chocolate negro ( 125 gr. ) chocolate negro 125 gr.
cacao ( en polvo, 60 gr. ) cacao en polvo, 60 gr.
Ocultar 4 personas
nata para montar ( 200 gr. )
glucosa ( líquida, 60 ml. )
chocolate negro ( 180 gr. )

Para la cobertura:

chocolate negro ( 250 gr. )
cacao ( en polvo, 120 gr. )
Ocultar 6 personas
nata para montar ( 300 gr. )
glucosa ( líquida, 90 ml. )
chocolate negro ( 270 gr. )

Para la cobertura:

chocolate negro ( 375 gr. )
cacao ( en polvo, 180 gr. )

Descripción

Una receta sencilla y deliciosa para dar gusto a los más golosos de la casa. Estas trufas heladas de chocolate son un capricho dulce para tomar en cualquier momento, y para dejar sin palabras a tus invitados. No es difícil hacerlas, solo tienes que respetar muy bien los tiempos de reposo y enfriado en la nevera, y medir la temperatura del chocolate. Prueba y... ¡a disfrutar!

trufas heladas de chocolate

Paso 1:

Si el chocolate negro con el que vas a hacer tus trufas heladas de chocolate no viene presentado en pequeños trozos o perlitas, debes picarlo en trozos menudos. Puedes hacerlo con un cuchillo sobre una tabla de cortar, partiendo pequeños pedazos, pero también puedes rallarlo con un rallador grueso.

Paso 2:

En primer lugar coloca la nata en un cazo de fondo de grueso y acerca al fuego. Cuando rompa a hervir, incorpora la glucosa y mueve bien. Deja cocer un minuto sin dejar de remover y retira del fuego.

Paso 3:

Vierte la mezcla sobre el chocolate y mueve con la ayuda de una espátula o cuchara de silicona hasta que se haya derretido.

Paso 4:

Coloca la mezcla de chocolate, nata y glucosa en el robot de cocina o en la batidora con la herramienta de varillas para emulsionarla. También lo puedes hacer a mano, aunque te costará más esfuerzo... vamos, que por un día te ahorrarás el gimnasio si lo bates a mano. La textura que debe quedar es cremosa, el de una emulsión, con la nata un poco montada, pero no demasiado. Cuando lo tengas, mete la mezcla en la nevera durante 1 hora.

Paso 5:

Pasado este tiempo, pon la mezcla en una manga pastelera con boquilla lisa. Forma pequeñas bolitas encima de una bandeja cubierta con papel film o con papel de horno, y mete en la nevera 45 minutos más.

Paso 6:

Derrite el chocolate negro para la cobertura al baño maría o en el microondas. Antes de hacer nada con él espera que su temperatura baje a 35°C. Cuando esté a esa temperatura baña las trufas en ella. Inmediatamente después, baña tus trufas en el cacao en polvo.

Paso 7: 

Guarda tus trufas en un recipiente hermético y mételo en el congelador.

Presentación:

 Lo ideal es sacar tus trufas heladas de chocolate un ratito antes de consumirlas del congelador. La temperatura óptima de consumo es de -10°C. Un bocado exquisito y refrescante ideal para tomar con el café, en la sobremesa, después de comer. Aunque... bueno, cualquier momento del día es bueno para este capricho de trufas heladas de chocolate.

Truco:

Una sencilla forma de bañar de cacao estas trufas heladas de chocolate es poner cacao en polvo en un tupper o tartera grande, poner también las trufas, cerrar la tapa y moverlas con cuidado pero con decisión. Una vez hecho esto, pasa las trufas a un colador fino para retirar el exceso de cacao. Si son muchas trufas, también puedes hacer este proceso por tandas. El golpeteo entre ellas y con las paredes del tupper conseguirá no solo que se bañen en el cacao, sino que adquieran una bonita forma irregular.

Sugerencia:

No dudes en hacer esta receta de trufas heladas de chocolate con nata para montar DIA, con un 35% de materia grasa, justo lo necesario para que pueda emulsionar correctamente. Lo más importante a la hora de batir la nata es que trabajes con nata bien fría. Verás que sencillo.

Precaución:

Al hervir leche o nata, hay que tener mucho cuidado porque enseguida se sale, manchando toda la cocina. Hay que evitarlo porque mancha  mucho y la cocina se llena de olor a ‘leche quemada’. A media que hierve, la leche va formando una espuma que aumenta de volumen hasta que termina derramándose. Un buen truco para evitarlo es poner encima del cazo una cuchara de madera. Aun así, es conveniente mantener el fuego al mínimo y... soplar un poco la espuma si ves que sube mucho. 

En Demos la vuelta al día: Templar chocolate o temperar chocolate, ¿qué es?

En Demos la vuelta al día: Los 5 secretos para montar nata sin problemas

En Demos la vuelta al día: Fundir chocolate... sin arruinarlo

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.