Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Soufflé de chocolate

Postres y dulces
Postre
Ocasiones especiales, Para niños

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
mantequilla ( 25 gr ) mantequilla 25 gr
harina ( 25 gr. ) harina 25 gr.
leche ( 60 ml ) leche 60 ml
chocolate negro ( 70%, 20 gr ) chocolate negro 70%, 20 gr
cacao ( en polvo, 20 gr ) cacao en polvo, 20 gr
huevos ( claras, 3 ) huevos claras, 3
huevos ( yemas, 2 ) huevos yemas, 2
azúcar ( 30 gr ) azúcar 30 gr
mantequilla ( para el molde ) mantequilla para el molde
azúcar ( para el molde ) azúcar para el molde
Ocultar 4 personas
mantequilla ( 55 gr )
harina ( 55 gr )
leche ( 125 ml )
chocolate negro ( 70%, 40 gr )
cacao ( en polvo, 40 gr )
huevos ( claras, 5 )
huevos ( yemas, 4 )
azúcar ( 65 gr )
mantequilla ( para el molde )
azúcar ( para el molde )
Ocultar 6 personas
mantequilla ( 80 gr )
harina ( 80 gr )
leche ( 190 ml )
chocolate negro ( 70%, 60 gr )
cacao ( en polvo, 60 gr )
huevos ( claras, 8 )
huevos ( yemas, 6 )
azúcar ( 100 gr )
mantequilla ( para el molde )
azúcar ( para el molde )

Descripción

Hay postres que por su nombre y su elaboración se han ganado fama y ‘glamour’ con el tiempo. Este es uno de ellos. El soufflé es una técnica heredada de nuestros vecinos los franceses y que admite elaboraciones tanto dulces (como la que te proponemos hoy) como saladas. En todo caso, consiste en usar claras de huevo batidas que se hinchan en el horno. Si quieres quedar bien, solo necesitas un poquito de tiempo de horneado y una buena presentación. El resto… es pan comido. Y si adoras el cacao, el soufflé de chocolate será tu mejor opción. 

Paso 1:

Pon el horno a precalentar a 200ºC después de meter una fuente honda con agua. Haremos los soufflés al baño maría así que procura que en la fuente quepan todos los moldes que vayas a hacer. Te aconsejamos que cada molde sea de unos 200 ml y así te saldrán bastantes grandes (porque con unos soufflés chiquititos tus invitados no se conformarán…). 

Paso 2:

Funde un poco de mantequilla con la que ‘pintar’ el interior de los moldes (puedes usar un pincel de repostería o ayudarte con un papel de cocina para extenderla). Ahora espolvorea también un poco de azúcar por dentro (para que quede bien fijada) y asegúrate de que no queda ninguna superficie sin cubrir.

Paso 3:

Ahora vamos con la masa. Mezcla la harina con la mantequilla (mejor que la hayas sacado un poco antes de la nevera para que no esté muy dura). Hazlo con las manos y después divídela en trozos. Por otro lado, calienta en una cazo la leche con el chocolate troceado y el cacao. Ve removiendo con unas varillas.

Paso 4:

Cuando el chocolate se haya fundido, ve añadiendo los trocitos de harina y mantequilla poco a poco mientras sigues removiendo. No debe quedar al final ningún grumo, sino una mezcla lisa. Si te queda algún grumo puedes triturar con una batidora de mano. No hace falta que tu mezcla cueza, con que se mezcle bien es suficiente.

Paso 5:

Separa una de las claras de los huevos. Retira el cazo del fuego y añade la clara mientras remueves. Deja enfriar sobre la encimera hasta que esté tibia. En ese momento, añade las yemas de huevo una a una y consiguiendo que se mezclen bien.

Paso 6:

Monta el resto de las claras con el azúcar (échala poco a poco cuando las claras ya hayan empezado a montar). Cuando lo tengas, mézclalas con mucha de delicadeza con la crema de chocolate y sirve en los moldes. No los llenes a tope porque luego ‘suflará’, cubre las ¾ partes y…. ¡al horno!. Baja la temperatura a 190ºC y asa durante 35 minutos. Es importante no abrir mientras tanto la puerta del horno o no subirán.

Presentación:

Sírve tu soufflé de chocolate nada más salir del horno porque calentitos están para chuparse los dedos. Puedes decorar con un poco de azúcar glas si te gusta más ‘dulzón’ y con menta fresca.

Sugerencia:

El sabor del soufflé vendrá muy marcado por la calidad del chocolate con el que lo prepares. Prueba el chocolate Negro marca DÍA, y para otras recetas, tienen una gran variedad.  

Curiosidades:

La historia cuenta que el soufflé fue inventado en el siglo XIX por un famoso chef francés, Antonin Carême, quien fue muy conocido en el país vecino por sus estudios culinarios, principalmente sobre salsas. Antonin pudo ‘inventar’ esta receta cuando los hornos dejaron de funcionar con carbón y lo empezaron a hacer con corrientes de aire, lo que ayuda a conseguir su textura.


En Demos la vuelta al día encontrarás:

-Recetas de postres 

-Recetas de chocolate

 

 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.