Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Rosquillas de Alcalá

Postres y dulces
Plato frío
Para llevar, Para niños, Tradicional

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
masa de hojaldre ( 1 lámina ) masa de hojaldre 1 lámina
huevos ( 3 yemas ) huevos 3 yemas
agua ( 40 ml. ) agua 40 ml.
azúcar ( 120 gr. ) azúcar 120 gr.
agua ( 50 ml. ) agua 50 ml.

Para el glaseado:

azúcar glas ( 100 gr. ) azúcar glas 100 gr.
Ocultar 4 personas
masa de hojaldre ( 2 láminas )
huevos ( 5 yemas )
agua ( 80 ml. )
azúcar ( 240 gr. )
agua ( 100 ml. )

Para el glaseado:

azúcar glas ( 200 gr. )
Ocultar 6 personas
masa de hojaldre ( 3 láminas )
huevos ( 7 yemas )
agua ( 120 ml. )
azúcar ( 360 gr. )
agua ( 150 ml. )

Para el glaseado:

azúcar glas ( 300 gr. )

Descripción

Las rosquillas de Alcalá son todo un emblema de la gastronomía de Alcalá de Henares y, también, cómo no, de la cocina madrileña. Se trata de una receta tradicional cuya historia data nada más y nada menos que del siglo XVI. Desde entonces hasta nuestros días, apenas ha cambiado su forma de elaboración... más que en la tecnología del calor. Si nunca las has preparado... ¡este es el momento!.

Paso 1: 

Lo primero que tienes que hacer antes de ponerte manos a la obra con tus rosquillas de Alcalá, es descongelar el hojaldre. Tardará al menos 30 minutos, porque tiene que quedar una masa manejable y blandita. Cuando esté en su punto, pon a precalentar el horno a 200ºC.

Paso 2:

Dobla cada lámina de hojaldre por la mitad y pon una lámina encima de otra. Si solo usas una placa de hojaldre, dobla varias veces para que queden 4 capas. Después, aplasta ligeramente con un rodillo de cocina (solo para que se peguen bien, no para estirarlas).

Paso 3: 

Con un cortapastas o un molde de emplatado (incluso con un vaso si no tienes nada de lo anterior), corta las planchas de hojaldre en círculos como de 5 centímetros de diámetro más o menos y corta después el centro con un cortapastas más pequeño, para conseguir la forma de rosquilla.  

Paso 3:

Coloca las rosquillas en una bandeja de horno sobre papel de hornear y mételas unos 15-18 minutos, hasta que se doren ligeramente. 

Paso 4: 

Mientras se hornean las rosquillas de Alcalá, vamos a preparar la mezcla que les dará color y sabor. Solo tienes que mezclar el azúcar con el agua y dejar cocer en un cazo unos 4 minutos, hasta que alcance el punto de hebra fino. Deja entibiar ligeramente y añade poco a poco a las yemas (no batidas, solo mezcladas) sin parar de mover. Después cuela y lleva al fuego (muy suave…) removiendo muy a menudo. Deja cocer hasta que veas que espesa ligeramente.

Paso 5: 

Retira del fuego y moja las rosquillas de Alcalá en la yema y sobre una rejilla deja que escurran y se sequen. 

Paso 6: 

El toque final se lo daremos con un glaseado que te servirá para cualquier otro postre. Y más sencillo, imposible: mezcla el azúcar glas con el agua, removiendo muy bien para que no haya grumos y quede una mezcla lisa.  Cuando esté seco el baño de yema mete las rosquillas en el glaseado y deja secar otra vez en una rejilla. 

Presentación:

Acompaña estas rosquillas de Alcalá con un café o una buena taza de leche y a degustarlas. Ponlas en un plato bonito, haciendo una torre …aunque desaparecerán enseguida. 

Sugerencia:

Con el hojaldre, no te la juegues. Es la base de la receta y lograr una textura perfecta es la clave. Prueba el de marca DIA, con el que hemos hecho nuestras rosquillas, y no te compliques. ¡Acierto seguro!

Truco: 

¿No sabes cómo conseguir que el almíbar quede en punto de hebra floja? Te lo contamos: al empezar a hervir el azúcar y el agua, coge un poco entre los dedos índice y pulgar y observa que al separarlos ligeramente se forma una hebra que se rompe fácilmente. ¡Ojo y no te quemes! 

Los ‘listillos’ de Alcalá

En Madrid son muy aficionados a las rosquillas y cuando se celebran las fiestas de San Isidro no faltan en ningún rincón de la ciudad. Pero hay dos bandos ‘enfrentados’, las de las tontas, y las listas. A diferencia de las primeras, las listas cuentan con algún tipo de recubrimiento o almíbar. Es el caso de las de Alcalá, (aunque la receta de éstas es un poco diferente). También se cuenta otra leyenda: cuando alguien presumía de saberlo todo, se decía que era de Alcalá… por ser la sede de unas de las universidades más importantes de España, por eso son sin duda ‘rosquillas listas’.  

En Demos la vuelta al día: Madriz en el plato

En Demos la vuelta al día: Receta de rosquillas listas de San Isidro y Receta de rosquillas tontas de San Isidro.

En Demos la vuelta al día: Recetas de la cocina madrileña

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.