Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Risotto a la milanesa

Arroces y pastas
Plato caliente, Primer plato
Internacional, Ocasiones especiales

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
arroz de grano redondo ( tipo arborio, o bomba en su defecto, 125 gr. ) arroz de grano redondo tipo arborio, o bomba en su defecto, 125 gr.
cebollitas francesas ( 2 uds. ) cebollitas francesas 2 uds.
queso parmesano ( 50 gr. ) queso parmesano 50 gr.
mantequilla ( 1 cucharada ) mantequilla 1 cucharada
vino blanco ( 15 ml. ) vino blanco 15 ml.
azafrán ( 1 sobre ) azafrán 1 sobre
ajo ( 1 diente ) ajo 1 diente
sal sal
pimienta negra pimienta negra
caldo de verduras ( 500 ml. ) caldo de verduras 500 ml.
Ocultar 4 personas
arroz de grano redondo ( tipo arborio, o bomba en su defecto, 250 gr )
cebollitas francesas ( 3 uds. )
queso parmesano ( 100 gr. )
mantequilla ( 2 cucharadas )
vino blanco ( 30 ml. )
azafrán ( 2 sobres )
ajo ( 2 dientes )
sal
pimienta negra
caldo de verduras ( 1 litro )
Ocultar 6 personas
arroz de grano redondo ( tipo arborio, o bomba en su defecto, 375 gr. )
cebollitas francesas ( 5 uds. )
queso parmesano ( 150 gr. )
mantequilla ( 3 cucharadas )
vino blanco ( 45 ml. )
azafrán ( 3 sobres )
ajo ( 3 dientes )
sal
pimienta negra
caldo de verduras ( 1.500 ml. )

Descripción

El risotto a la milanesa es uno de los platos más clásicos del recetario italiano. Original de Milán y toda la Lombardía… este risotto es famoso en el mundo entero. Es una receta sencilla de elaborar, pero absolutamente deliciosa. Su secreto, como el de toda la gastronomía italiana, es utilizar pocos ingredientes, pero de mucha calidad. Su característico color amarillo, se debe al generoso uso del azafrán. ¡Pruébalo!.

Paso 1:

Comenzaremos preparando nuestro sofrito. Para ello pelaremos las cebollitas francesa y las cortaremos en brunoise y los ajos, sin la piel, en láminas finas.  Brunoise es, en terminología francesa, el corte en daditos regulares de entre 1 y 3 milímetros de lado, que se realiza a verduras y otros ingredientes, para que su cocción resulte más homogénea.

Paso 2: 

En una olla amplia, para poder mover con facilidad nuestro risotto, añade la mantequilla. Una vez que se haya fundido y alcanzado temperatura, debemos procurar que no esté muy caliente, que no genere humo, añadiremos la cebolla cortada en brunoise y las láminas de ajo. Déjalo pochar hasta que adquiera una tonalidad trasparente y blanda. Esto lo conseguiremos manteniendo el fuego a temperatura suave y removiendo de vez en cuando para que no se nos “agarre“ a la superficie de la olla.

Paso 3: 

Una vez estén pochadas la cebolla y el ajo, incorporaremos el arroz y lo dejaremos sofreír unos tres minutos, removiendo para que no se pegue. Si vemos que hay poca grasa podremos añadir un chorrito de aceite de oliva o unos dados más de mantequilla.

Ahora es el momento de subir el fuego y añadir el vino blanco. Al subir la temperatura de la olla conseguiremos que se evapore el alcohol rápidamente para que los granos de arroz y los demás ingredientes absorban únicamente los jugos y aromas del vino.

Paso 4:

Una vez que se haya evaporado el alcohol del vino, baja el fuego y comienza a ‘regar’ el arroz con el caldo… pero eso sí, hazlo poco a poco. Comienza añadiendo dos cazos de caldo ya caliente. Y no dejes de remover hasta conseguir que los granos de arroz hayan absorbido parte del caldo. Entonces será el momento de añadir otros dos, y así sucesivamente durante 15 minutos o hasta que nos quede una consistencia cremosa.

Paso 5:

El momento ideal para añadir las hebras de azafrán será unos 5 minutos antes de que el arroz esté hecho. Para aprovechar todo el aroma y color que nos da esta especia haremos lo siguiente: En un mortero, con un poco de sal, moleremos las hebras. Una vez que hayamos obtenido un polvo fino, añadimos unas cucharadas de caldo de verdura y lo mezclamos. Veremos como el caldo adquiere una tonalidad anaranjada muy intensa.

Paso 6:

Una vez que hayan pasado los 15 minutos que, más o menos, tarda el risotto a la milanesa en estar listo, añadiremos el queso parmesano rallado, y un poco de sal y pimienta si fuera necesario. Remueve bien para que se funda el queso, y déjalo reposar unos minutos. Así tendrá una consistencia más cremosa.

Presentación:

Sirve tu risotto a la milanesa recién hecho, bien calentito, en un bonito plato hondo y, si quieres, puedes adornarlo con una o dos hebras de azafrán… ¡nuestro oro anaranjado!

Sugerencia:

No dudes en preparar esta receta de risotto a la milanesa con el arroz especial para risotto de la nueva línea DELICIOUS de DIA, que es un arroz tipo arborio… el arroz con el que los italianos preparan todos sus risottos. Aunque también puedes emplear el arroz bomba de DELICIOUS de DIA, que al ser de grano redondo, también aportará toda la cremosidad que necesita este arroz.

En Demos la vuelta al día: 9 maneras perfectas de arruinar la comida a un italiano

En Demos la vuelta al día: El arroz, secretos del grano prodigioso

En Demos la vuelta al día: La dieta de la longevidad

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.