Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Paté de hígado de pollo casero

Aves
Aperitivos y tapas, Entrantes, Plato frío, Primer plato
Tradicional

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
hígado ( de pollo 300 gr ) hígado de pollo 300 gr
chalotas ( 1 ud ) chalotas 1 ud
mantequilla ( 14 gr ) mantequilla 14 gr
nata para cocinar ( 1 cucharada ) nata para cocinar 1 cucharada
brandy ( 20 ml ) brandy 20 ml
aceite de oliva ( 1 cucharadita ) aceite de oliva 1 cucharadita
sal sal
pimienta negra pimienta negra

Para acompañar:

pan de molde pan de molde
Ocultar 4 personas
hígado ( de pollo 600 gr )
chalotas ( 2 uds )
mantequilla ( 28 gr )
nata para cocinar ( 2 cucharadas )
brandy ( 40 ml )
aceite de oliva ( 2 cucharaditas )
sal
pimienta negra

Para acompañar:

pan de molde
Ocultar 6 personas
hígado ( de pollo 900 gr )
chalotas ( 3 uds )
mantequilla ( 42 gr )
nata para cocinar ( 3 cucharadas )
brandy ( 60 ml )
aceite de oliva ( 3 cucharaditas )
sal
pimienta negra

Para acompañar:

pan de molde

Descripción

Para un desayuno, una cena a base de picoteo, un aperitivo de centro de mesa… este paté de hígado de pollo casero es tan versátil que te apañará en muchas situaciones. Además, es mucho más sencillo de hacer de lo que parece y su sabor te conquistará por completo. Anímate a hacerlo en casa… ¡será mucho más saludable que cualquier paté que se comercialice!

Paso 1:

En primer lugar, tendrás que limpiar los higaditos de pollo de todas las impurezas que traigan, tales como la grasa o las telillas. Retira también todo lo que no sean los higaditos, tipo los corazones que a veces se encuentran adheridos.

Paso 2:

Pela y pica muy finamente la chalota en la brunoise más pequeña que puedas, es decir, en daditos diminutos. 

Paso 3:

Echa el aceite de oliva en una sartén y pon la sartén a fuego medio. Cuando el aceite se caliente, echa la chalota picada en brunoise y póchala hasta que se ablande. En ese momento, sube el fuego y añade los higaditos y un poco de sal. Rehoga hasta que estén doraditos por fuera pero rosados por dentro. No se deben cocinar mucho puesto que entonces amargarían.

Paso 4:

Echa el contenido de la sartén en el vaso de la batidora o trituradora y agrega la mantequilla (procura que esté en pomada, es decir, a temperatura ambiente), la nata, el brandy, sal y pimienta negra recién molida. Bate o tritura hasta conseguir una pasta homogénea de consistencia cremosa.

Paso 5:

Vierte la mezcla en un tarro o recipiente de cristal, tápalo y refrigéralo durante un mínimo de tres horas antes de consumir. 

Presentación:

Saca el paté de hígado de pollo casero de la nevera con diez o quince minutos de antelación. Mientras, corta y tuesta pan para untar el paté sobre él. A la hora de servirlo, puedes decorarlo con hierbas frescas como el romero o la albahaca; almendras picadas, uvas, granos de granada…

Sugerencia:

Para darle un toque de untuosidad y cremosidad increíble a tu paté de hígado de pollo casero, utiliza la nata para cocinar de DIA. Su textura suave y delicada es justo lo que este paté necesita para refinarse.

En Demos la vuelta al día:  ¿Angeles o demonios? Los alimentos más controvertidos

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.