Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Pastel de judías con bechamel

Verduras y frutas
Plato caliente, Plato único
Moderna

Ingredientes:

Ocultar 4 personas
500 g de judías planas hervidas
1 zanahoria
1 calabacín
1 patata grande
1 cebolla
1/2 taza de maíz dulce
½ pimiento rojo morrón
½ cucharadita de pimienta blanca molida
1 cucharadita de orégano
1 tomate
3 cucharadas de aceite de girasol
1 cucharada de mantequilla
sal a gusto
50 g de queso especial para gratinar
100 g de queso mozzarella rallado


para la salsa bechamel:
--------
1 cucharada de mantequilla
2 vasos de leche
1 cucharada de harina común
1 pizca de nuez moscada
1 pizca de pimienta
sal a gusto

Descripción

Para el hacer pastel de judías con bechamel vamos a necesitar una fuente de horno grande. Elegimos aquella que luego podamos presentar en la mesa también, y le ponemos papel de horno para que no se nos quede pegado el pastel.
Comenzamos cubriendo toda la base con las judías hervidas y salpimentadas. La otra mitad la reservamos para después. Pelamos las patatas y las zanahorias, las cortamos en dados pequeñitos y los hervimos en una olla con abundante agua. Al calabacín le quitamos los extremos y lo cortamos en daditos pequeños. Pelamos la cebolla y la picamos pequeñita y fina, al igual que el pimiento y el tomate.
Preparamos una sartén con aceite en el fuego y metemos a saltear todas las verduras juntas, removiéndolas bien para que se junten los sabores. Las condimentamos a nuestro gusto con sal, pimienta y orégano, si queremos alguna otra especia la añadimos. Añadimos el maíz dulce cuando la verdura ya está pochadita y lo mezclamos bien entre ella. Una vez esté listo, lo echamos sobre la base de judías en la fuente. Con la otra mitad de judías que nos sobró, cubrimos el salteado y lo dejamos a un lado mientras hacemos la bechamel.
Cogemos una cacerola y la ponemos a calentar con el aceite. Añadimos la harina y no paramos de remover para que no se quede pegadas. Un par de minutos después, echamos a leche poco a poco, sin dejar de remover, y la sal y la nuez moscada. No dejamos de remover en ningún momento y tenemos el fuego bajo para que no se queme el fondo.
Volvemos a nuestra fuente, ya preparada, y echamos la bechamel cubriendo todo. Encima de ésta echamos el queso rallado y ya está listo para hornear.
Déjalo en el horno a 160º hasta que veas que se gratine el queso y sácalo directo a la mesa.

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.