Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Musaka vegetal

Bebidas y lácteos, Carnes, Verduras y frutas
Plato caliente, Plato único, Primer plato
Tradicional

Ingredientes:

Ocultar 4 personas
2 berenjenas
100 g de champiñones frescos
1 cebolla
2 dientes de ajo
2 tomates frescos
½ lata de tomate frito
½ cucharadita de pimienta negra molida
1 cucharadita de pimentón dulce
sal a gusto
1 cucharadita de mantequilla
2 cucharadas de aceite de oliva
150 g de queso mozzarella rallado

para la salsa bechamel ligera:
1 cucharada sopera de aceite de oliva
1 cucharada de harina
125 ml de leche desnatada
1 pizca de pimienta negra molida
1 pizca de nuez moscada
sal a gusto

Descripción

La musaka es un plato griego hecho a capas, como si fuera una lasaña, de verduras y carne. La pasta se sustituye por láminas de berenjena y patatas. En este caso, os presento una musaka vegetal ideada para todos aquellos que no quieran comer carne o que sean vegetarianos. La verdad es que es estupenda, y en cuanto la comes, no echas en falta ningún sabor.

En primer lugar tenemos que cortar las berenjenas en rodajas más o menos finas, salarlas ligeramente y cocinarlas a la plancha o en una sartén con unas gotitas de aceite hasta que queden doraditas de ambos lados, y cuando estén las reservamos.
Pelamos, a continuación, y picamos la cebolla, la sofreímos en una sartén con aceite de oliva. Añadimos cuando empiece a ponerse transparente los dientes de ajo pelados y laminados, los champiñones laminados, los tomates sin piel y picados. Mezclamos bien y rehogamos estos ingredientes.
Cuando estén bien pochaditos, añadimos a la preparación el tomate frito y condimentarla con pimienta, sal y pimentón dejando cocinar a fuego moderado unos 10 minutos.
Lo siguiente será que en una fuente refractaria untada con un poco de mantequilla disponemos capas de berenjenas y de champiñones en tomates intercaladas. De esta manera queda armado el pastel, empezando con una capa de berenjenas y terminando con una de champiñones. Reservamos.
Para preparar la salsa bechamel derretimos la mantequilla en un recipiente, añadimos la harina y lo mezclamos constantemente con cuchara de madera mientras se la deja cocinar unos segundos para que esta última pierda el sabor a crudo y se tueste ligeramente.
Vertemos seguidamente la leche y removemos con una varilla hasta que la preparación espese ligeramente. Salpimentamos y condimentamos con un poco de nuez moscada.
Terminamos la musaka vegetal cubriendo lo anterior con la salsa bechamel y con queso rallado por encima.
Lo llevamos a hornear hasta que el queso gratine completamente y el pastel esté bien caliente.

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.