Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Mermelada casera de albaricoques

Verduras y frutas, Postres y dulces
Postre
Para llevar, Sin gluten, Tradicional

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
albaricoques ( 250 gr. ) albaricoques 250 gr.
agua ( 65 ml. ) agua 65 ml.
azúcar ( 200 ml. ) azúcar 200 ml.
zumo de limón ( 1 cucharilla ) zumo de limón 1 cucharilla
Ocultar 4 personas
albaricoques ( 500 gr. )
agua ( 125 ml. )
azúcar ( 400 ml. )
zumo de limón ( 1 cucharada )
Ocultar 6 personas
albaricoques ( 750 gr. )
agua ( 190 ml. )
azúcar ( 600 ml. )
zumo de limón ( 2 cucharadas )

Descripción

Hacer mermelada casera de albaricoque, o de cualquier otra fruta, es mucho más sencillo de lo que parece y, el resultado, merece la pena con creces. Además, así te aseguras poder disfrutar durante todo el año de una fruta deliciosa... pero con una temporada muy corta. Tómala para desayunar, con tus tostadas... aunque también es un perfecto relleno para tartas y otros postres. Ummm.

Paso 1:

Lava los albaricoques muy bien... dado que los vas a cocinar con su piel. Eso sí, hazlo con mucho cuidado puesto que se trata de una fruta muy delicada, sobre todo cuando está bien madurita... y eso es lo que necesitas para que esta receta de mermelada casera de albaricoque salga perfecta... ejemplares bien maduritos.

Paso 2:

Parte por la mitad los albaricoques y retira el hueso.  Parte de nuevo por la mitad cada una de las mitades de los albaricoques. Reserva.

Paso 3:

Por otro lado, parte el limón por la mitad y exprímelo con cuidado de retirar cualquier pepita. Resérvalo.

Paso 4:

Coloca los albaricoques en una cazuela y añade el zumo de limón y el agua. Acerca el cazo al fuego a potencia media-alta. Cuando rompa a hervir, baja el fuego y cuece durante 10 minutos sin parar de remover con una cuchara de madera o con una lengua de silicona.

Paso 5:

Pasados los diez minutos... o bien cuando notes que la fruta tiene ya una textura blanda y que comienza a romperse en trozos cada vez que la mueves... es el momento de incorporar el azúcar.

Paso 6:

Mezcla bien con la cuchara para ayudar a que se disuelva el azúcar. Cuece a fuego medio-bajo durante 15 minutos más o hasta que veas que va tomando textura de mermelada... pero no demasiado densa, ya que cuando se enfríe, tu mermelada casera de albaricoque, cuajará aún más.

Paso 7:

Con la ayuda de una espumadera o de un colador, retira toda la espuma que se haya podido crear en la superficie. Vierte la mermelada casera de albaricoque en tarros esterilizados y cubre con papel parafinado. Cierra los tarros.

Presentación:

Puedes poner etiquetas a tu mermelada casera de albaricoque, o bien cubrir el tapón con una tela rústica y atarla con una cuerda... ¡fíjate que bonito regalo!. Claro que... lo mejor, es abrir el frasco cuanto antes, y disfrutar de tu mermelada, ya sea sobre una rebanada de pan tostado o el interior de un jugoso bizcocho.

Esterilizar frascos:

Para esterilizar los tarros de forma fácil y casera, hay que llenarlos de agua hirviendo, dejarlos durante un minuto y vaciarlos, dejando que se sequen al aire o sobre un trapo o papel de cocina para que se mantengan limpios.

Sugerencia:

No dudes en visitar la frutería de tu tienda DIA más cercana en tiempo de albaricoques para seleccionar los mejores ejemplares. ¡Te quedará una mermelada casera de albaricoque deliciosa!.

En Demos la vuelta al día: Como hacer mermelada casera

En Demos la vuelta al día: Consejos para elegir la fruta

En Demos la vuelta al día: 10 formas de conservar la comida

En Demos la vuelta al día: Conservas o el origen de la gastronomía

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.