Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Lasagna de carne italiana

Arroces y pastas, Carnes, Salsas
Plato caliente, Plato único
Tradicional

Ingredientes:

Ocultar 4 personas
1 cebolla
1000 gr de tomate natural triturado
2 ó 3 dientes de ajo (según el tamaño)
400 gr queso parmigiano (en mi caso mucho)
800 gr de carne picada (suelo usar carne de ternera picada 2 veces)
salsa bechamel
ajo molido
placas de lasagna precocinadas (yo las prefiero porque solo precisan ser puestas en remojo entre una y dos horas)
pimienta (siempre utilizo la mezcla de 5 bayas, es más aromática y gustosa)
orégano picado
aceite de oliva
sal

Descripción

Os voy a contar como preparar una rica lasagna de carne italiana que está para chuparse todos los dedos. Este plato lo hago cuando llega el fin de semana y tenemos un poco de carta libre para comer lo que más nos apetezca y que entre diario no podemos, o bien porque conlleva una preparación más laboriosa o porque como los niños están en edad escolar, prefiero que coman más legumbres, verduras, etc. Esta lasagna me permite introducir algunas verduras y que gracias a la pasta y a la bechamel mi familia se la coma sin rechistar. Además, es una receta muy saludable y que está deliciosa. Os animo a que la elaboréis en casa, ¡está muy rica!

-PREPARAR LAS PLACAS DE LASAGNA:
Primero hay que poner a remojar las placas de pasta en un recipiente con agua fría (mejor al principio del todo, así estarán un par de horas y la pasta quedará más suave) y un rato antes de montar la lasagna se ponen a secar en un trapo extendido para que suelten el exceso de agua. En el caso de que compréis placas normales, hay que hervirlas en agua siguiendo las indicaciones del fabricante que vienen impresas en el envase, y poniéndolas cuando estén a secar sobre un paño de cocina.

-PREPARAR LA SALSA BOLOGNESA:
Después vamos a poner la cebolla y el ajo (todo muy picado) a freír en aceite. Vamos a añadir la carne (poner sal y pimienta) y cuando la cebolla comience a dorarse un poco (sobre todo que no se ponga negra) dejaremos freír un rato a fuego vivo hasta que se vea que la carne está frita.
A continuación vamos a añadir el tomate frito y volveremos a poner una poca de pimienta (la boloñesa suele llevar una cantidad generosa de pimienta) y orégano.
Dejaremos durante 1 hora a fuego lento, removeremos de vez en cuando para que no se pegue la salsa al fondo de la olla.
Cuando la salsa esté lista te recomiendo retirar con cuidado el aceite que sobre (en caliente es más fácil pues casi todo queda flotando sobre la salsa).

-PREPARAR LA SALSA BECHAMEL:
Seguidamente vamos a poner el aceite (si no quieres que tenga un sabor fuerte mejor de girasol o maíz) en una olla amplia y de profundidad media y calentaremos a fuego medio fuerte con un par de buenos pellizcos de sal y pimienta.
La cantidad de aceite ha de ser suficiente para cubrir entre 0,5 y 1 cm del fondo de la olla (lo digo aproximadamente puesto que esto es muy difícil de calcular, pues depende de cuanta bechamel se quiera y como de espesa).
En todo caso, luego se agrega harina. Una cantidad suficiente para que chupe todo el aceite pero que no se quede hecha una pasta tiesa, se baja el fuego (medio-bajo) para evitar que se queme y se remueve sin parar hasta que la mezcla sea homogénea (tiene que quedar como una crema de espárragos o un puré de patatas).
Entonces se añade la leche (que no esté fría, sino cuesta mucho más, si esta algo caliente es mejor) en cantidad suficiente para que no se mantenga la textura de puré de patata (pues al principio es fácil que se haga una pelota, por eso se añade más en los primeros momentos y el resto posteriormente y despacio).
Evidentemente hay que agitar todo el tiempo, para que no se pegue ni se hagan grumos.
La salsa estará lista cuando notes que tiene el aspecto de una bechamel cremosa.
Antes de montar la lasagna precalentar el horno a 210º C.

-MONTAR LA LASAGNA
Luego se cubre el fondo de la bandeja de horno que vayas a usar con una fina capa de bechamel y sobre ella se ponen las placas de lasagna.
Inmediatamente se pone la salsa boloñesa sobre las placas y se cubre con una buena cantidad queso parmigiano rallado. También se cubre con una capa fina de bechamel y sobre ella se ponen otra vez placas de lasagna.
Repetiremos este proceso tantas veces como la mezcla y la pasta nos dé. En última capa se suele terminar con el queso rallado (mejor si la cantidad es extra) para que se quede gratinado en el horno.
Finalmente vamos a hornear la lasagna de carne italiana durante unos 10-15 minutos a 210º C (mejor estar atento que no se queme, pues sería una gran faena después de tanto trabajo).

CONSEJOS:
-Previamente, unas 6 horas antes de hacerlo, abro el paquete de la carne picada, la expando que ocupe casi todo el tamaño del papel y la sazono con sal, pimienta, ajo molido y el orégano.
-La trabajo como si la amasase con las manos para que todo quede bien mezclado, y la vuelvo a empaquetar y la dejo en la nevera para que macere.
-Al hacer esto conseguimos potenciar los sabores cuando la cocinemos.

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.