Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Gulas al ajillo

Aperitivos y tapas, Entrantes, Plato caliente
Ligera, Moderna, Tradicional

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
gulas ( 250 gr. ) gulas 250 gr.
ajo ( 1diente ) ajo 1diente
cayena ( 1 ud. ) cayena 1 ud.
aceite de oliva vírgen extra ( 3 cucharadas ) aceite de oliva vírgen extra 3 cucharadas
Ocultar 4 personas
gulas ( 500 gr. )
ajo ( 2 dientes )
cayena ( 1 ud. )
aceite de oliva vírgen extra ( 6 cucharadas )
Ocultar 6 personas
gulas ( 750 gr. )
ajo ( 3 dientes )
cayena ( 2 uds. )
aceite de oliva vírgen extra ( 9 cucharadas )

Descripción

Os presentamos un plato tan delicioso, como fácil de elaborar. Gulas al ajillo, una elaboración que ya es todo un clásico en Navidad, como aperitivo, pero cada vez más como un rico plato de cena, cualquier día del año. La verdad es que es una excelente fuente de proteínas sin apenas calorías que en este caso se cocina con ajo, aceite y el puntito picante que le da la cayena.  ¡No dejéis de prepararlas!

gulas al ajillo

Paso 1:

Para elaborar estas gulas al ajillo, en primer lugar pela el ajo y pártelo por la mitad. Retira el germen del ajo, que es la parte que hace que el ajo repita y le resulte indigesta a muchas personas. Ahora, parte en láminas finas los ajos.

Paso 2:

Por su parte, parte en aritos finos la guindilla cayena. Si no te gusta demasiado el picante, también puedes dejar entera la cayena, o a lo sumo partida en dos, para retirarla después de cocinar las gulas, y que así deje al plato un poco de su sabor, sin que llege a picar mucho.

Paso 3:

Acerca una sartén al fuego con el aceite y el ajo picado en láminas. Deja que el ajo vaya cogiendo un poco de color a fuego suave.

Paso 4:

Cuando comience a dorarse, incorpora la guindilla y cocina un minuto más a fuego suave. Pasado este tiempo incorpora las gulas y cocina, sin dejar de remover, durante dos o 3 minutos. Rectifica con una pizca de sal.

Presentación:

Sirve tus gulas al ajillo inmediatamente. Lo ideal es presentarlas en un platito de barro. Un truco para que estas gulas al ajillo mantengan el calor es introducir en agua muy caliente, casi hirviendo, la fuente de barro. Sacarla, secarla con cuidado, y servir entonces la gulas. ¡Verás como se mantienen calientes por más tiempo!.

Sugerencia:

A la hora de elaborar esta receta de gulas al ajillo, no dudes en emplear las marulas de DIA. Tienen un delicado sabor y una textura excepcional. Además se presentan en cómodos paquetes ideales para una ración como de una tapa.

¿Qué son las gulas?

Las gulas nacieron como un sucedáneo de las angulas, el alevín del pez anguila... una delicia que no está al alcance de todos. Aunque su precio varía cada año, ronda los 1.000 euros el kilo. Por eso surgió este sucedáneo, que no será una exquisitez como el original, pero desde luego está muy rico. Se elabora a base de surimi, que en japonés significa ‘músculo de pescado prensado’. En efecto, se hace a partir de pescado blanco, generalmente abadejo, que se limpia y se prensa antes de darle su característica forma. Sea como sea, es un alimento muy sano, con muy pocas calorías y nada de colesterol, y alto valor nutricional.

En Demos la vuelta al día: Pil pil, lígate esta salsa

En Demos la vuelta al día: Cómo hacer soufflés: el decálogo

En Demos la vuelta al día: Los 7 alimentos crudos que no debes comer

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.