Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Gratin de patatas y chorizo

Carnes, Huevos y patatas
Entrantes, Plato caliente, Primer plato
Para llevar, Tradicional

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
chorizo ( 100 gr. ) chorizo 100 gr.
patatas ( 350 gr. ) patatas 350 gr.
nata para montar ( 200 ml. ) nata para montar 200 ml.
ajo ( 1 diente ) ajo 1 diente
tomillo ( 1 pizca, seco ) tomillo 1 pizca, seco
mantequilla mantequilla
sal sal
Ocultar 4 personas
chorizo ( 200 gr. )
patatas ( 700 gr. )
nata para montar ( 400 ml. )
ajo ( 2 dientes )
tomillo ( 1 cucharita, seco )
mantequilla
sal
Ocultar 6 personas
chorizo ( 300 gr. )
patatas ( 1050 gr. )
nata para montar ( 600 ml. )
ajo ( 3 dientes )
tomillo ( 1 cucharada, seco )
mantequilla
sal

Descripción

Si eres fan de las recetas al horno, ésta te sacará de más de un apuro porque con un par de patatas, nata y poca cosa más podrás preparar un aperitivo o un entrante delicioso de la forma más fácil del mundo. En la versión de hoy hemos optado por incorporar un poquito de chorizo (que le da un sabor espectacular), pero si quieres puedes optar por opciones más ligeras, en el caso de que la Navidad haya pasado factura en tu báscula. 

Paso 1:

Pela y corta las patatas. Hazte a la idea de que vas a cocinar una tortilla de patatas y prepáralas en rodajas finitas (de unos dos o tres milímetro de grosor), lo mismo que en la receta española más internacional. El ajo córtalo muy finito y el chorizo en láminas. 

Paso 2:

Busca entre tus utensilios de cocina una fuente de horno que sea lo suficientemente grande como para que las patatas entren bien (ojo que las patatas no deben campar a sus anchas en la fuente, la idea es que quede un gratin de unos 3 o 4 centímetros). Precalienta el horno a 200º y aprovecha mientras para mezclar las patatas con el ajo, la nata, la sal y el tomillo. Si usas un bol será mucho mejor y más fácil mezclarlo todo bien y evitar que te rebose si coges un recipiente con poca profundidad.  Después pon las patatas en la fuente para horno, aplanándolo un poquito.

Paso 3:

Cuando el horno este caliente, mete tu fuente y deja que se cocine, al menos, durante 50 minutos. Y una vez cumplido el tiempo, no las saques sin más: mejor ir pinchándolas con un palillo para asegurarte de que están blanditas. Si ves que se están dorando demasiado pero que no llegan a estar de todo tiernas usa un papel de aluminio/plata y tapa la bandeja dejando algunos agujeros. Así conseguirás que la patata se siga cocinando pero que no se quemen.

Presentación:

Antes de servir deja reposar cinco minutitos y cogerá más sabor. Puedes cortar el gratin en raciones individuales del tamaño que te apetezca, bien en tamaño pequeñito como aperitivo o bien en raciones individuales.

Truco:

En cuanto al ajo, ya sabes que hay quien lo adora y se come un diente de ajo todas las mañanas antes de desayunar, pero también quien prefiere no encontrarse con él porque le repite. Como al segundo grupo pertenecen bastantes personas, opta por quitarle el germen y triunfarás seguro. Otra opción es asarlo, que se digiere mejor y evita que nos acordemos de él durante el día entero.

Por otra parte, si te sobran patatas después de haberlas preparado y pelado puedes preparar una tortilla o un revuelto con huevo en tan solo un par de minutos. ¡Aquí no se tira nada! En ‘Demos la vuelta al día’ siempre podrás encontrar una buena idea para aprovechar lo que te haya quedado.

 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.