Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Galletas de San Valentín

Postres y dulces
Postre
Ocasiones especiales, Para niños

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
harina ( 150 gr ) harina 150 gr
mantequilla ( 80 gr ) mantequilla 80 gr
azúcar ( 55 gr ) azúcar 55 gr
huevos ( s 1 ud ) huevos s 1 ud

Para el glaseado:

huevos ( claras pasteurizadas 35 gr ) huevos claras pasteurizadas 35 gr
azúcar glas ( 250 gr ) azúcar glas 250 gr
zumo de limón ( 1/2 cucharada ) zumo de limón 1/2 cucharada
colorante colorante
Ocultar 4 personas
harina ( 300 gr )
mantequilla ( 160 gr )
azúcar ( 110 gr )
huevos ( m 1 ud )

Para el glaseado:

huevos ( claras pasteurizadas 70 gr )
azúcar glas ( 500 gr )
zumo de limón ( 1 cucharada )
colorante
Ocultar 6 personas
harina ( 450 gr )
mantequilla ( 240 gr )
azúcar ( 165 gr )
huevos ( m 2 uds )

Para el glaseado:

huevos ( claras pasteurizadas 100 gr )
azúcar glas ( 750 gr )
zumo de limón ( 1 y 1/2 cucharada )
colorante

Descripción

Mediados de febrero, escaparates enteros en rojo, romance acosándote desde cada esquina... y tú tienes un corazón tierno y sensible pero te aburre que todo el marketing del mundo venga a darte lecciones sobre qué hacer o cómo sentirte. Pues desentiéndete, celebra el amor a tu manera, en casa, con una merienda temática y la compañía que tú quieras... y regalaos entre vosotros estas sencillísimas galletas de San Valentín

Paso 1:

Precalienta el horno a 180ºC para tenerlo preparado cuando la masa está lista. Asegúrate de sacar la mantequilla del frigorífico un par de horas antes para asegurarte de que esté en pomada, esto es, a temperatura ambiente y con textura de crema. Pártela en cubitos pequeños para facilitar el proceso.

Paso 2:

Tamiza la harina con un colador o un cedazo para asegurarte de que no haya ningún grumo en tu masa. Mézclala con el azúcar hasta que se integren perfectamente. Con tus propias manos, despeja un hueco en el centro del montículo de harina y azúcar.

Paso 3:

Casca los huevos y viértelos uno a uno en el centro del volcán de harina. Amasa mezclándolos poco a poco hasta obtener una masa uniforme.

Paso 4:

Agrega la mantequilla en pomada y sigue amasando hasta integrarla homogéneamente en la mezcla.

Paso 5:

Envuelve la masa en papel film o déjala en un recipiente, cúbrelo también con film y métela en la nevera al menos una hora para que adquiera consistencia.

Paso 6:

Cuando la masa haya endurecido, extiéndela sobre una superficie limpia y enharinada con un rodillo y, con ayuda de un cortapastas, corta las formas de galletas que quieras. En este caso, dado que estamos elaborando unas galletas de San Valentín, trata de encontrar un cortapasta en forma de corazón para sintonizar con el espíritu del día.

Paso 7:

Distribuye la masa cortada sobre una bandeja de horno cubierta por papel sulfurizado y métela al horno de 15 a 20 minutos o hasta que tengan un aspecto dorado.

Paso 8: 

Ahora es el turno de elaborar la glasa real para decorar tus galletas de San Valentín. Lo recomendable para elaborarla es usar clara de huevo pasteurizada dado que es un producto que no se va a hornear ni a cocinar en ningún momento y por tanto, al ser al fin y al cabo huevo crudo, las galletas tendrán todos los riesgos asociados a ese ingrediente. Vierte las claras en un recipiente amplio y bátelas con unas varillas eléctricas. Cuando consigan una textura blanda y espumosa, añade el zumo de limón y ve agregando poco a poco el azúcar glas hasta que la mezcla adquiera densidad y un color sólido.

Paso 9:

Separa la glasa real en dos recipientes y añádele a uno de ellos unas gotas de colorante rojo (dependiendo de la intensidad que quieras añade más o menos). Bate bien con las varillas para que el color resulte homogéneo. Mete cada color en un biberón o manga pastelera distintos.

Paso 10:

Cubre los corazones de glasa roja y espera a que se seque un poco. Decora entonces la superficie con lunares de glasa blanca. 

Presentación:

Si quieres enganchar tus galletas de San Valentín a un palito para que parezcan piruletas de galleta, vierte una hilera gruesa de glasa en el envés de las galletas y rápidamente hunde el palito en ella. Espera a que se seque y sírvelas en un tarro o vaso de cristal adornado con servilletas rojas. Acompáñalas de zumo o batido de fresa bien frío y ¡ya tienes una romántica merienda!

Sugerencia:

El alma de las galletas de mantequilla es, valga la redundancia, la mantequilla. Utiliza un bloque de mantequilla DIA y disfruta de la delicada untuosidad de tus galletas de San Valentín en contraste con la crujiente decoración.

En Demos la vuelta al día: Los 23 alimentos afrodisíacos más potentes y naturales

En Demos la vuelta al día: 7 platos irresistibles para San Valentín

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.