Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Fainá

Panes y masas
Aperitivos y tapas, Entrantes, Tostas y bocadillos
Internacional, Sin gluten

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
agua ( 750 ml. ) agua 750 ml.
harina de garbanzos o besán ( 350 gr. ) harina de garbanzos o besán 350 gr.
aceite de oliva ( 50 ml. ) aceite de oliva 50 ml.
sal ( 15 gr. ) sal 15 gr.
cebolla ( 2 uds., medianas ) cebolla 2 uds., medianas
queso curado ( 75 gr. ) queso curado 75 gr.
Ocultar 4 personas
agua ( 1.500 ml. )
harina de garbanzos o besán ( 700 gr. )
aceite de oliva ( 100 ml. )
sal ( 30 gr. )
cebolla ( 3 uds., medianas )
queso curado ( 150 gr. )
Ocultar 6 personas
agua ( 2.250 ml. )
harina de garbanzos o besán ( 950 gr. )
aceite de oliva ( 150 ml. )
sal ( 45 gr. )
cebolla ( 5 uds., medianas )
queso curado ( 225 gr. )

Descripción

La fainá es un plato italiano, originario de Génova, aunque también muy típico de Liguria y la Toscana. Los inmigrantes italianos lo llevaron hasta Argentina y Uruguay… de tal punto que ahora es muy típico en las pizzerías de Buenos Aires y Montevideo. En Niza, Francia, también se consume, aunque allí se llama socca.

Se trata de una masa más o menos fina, similar en aspecto a la masa de una pizza, aunque se elabora a partir de garbanzos. Se puede poner debajo de una pizza y comer juntos. Pero también se puede tomar con queso mozzarella, orégano, ajo y perejil por encima. Hoy os proponemos una alternativa, con una cubierta de cebolla y queso. ¡Delicioso!

Paso 1:

Pela las cebollas y pícalas en una juliana fina. Aparte, ralla el queso y reserva.

Paso 2:

Acerca una sartén con un chorrito de aceite al fuego y cuando haya cogido temperatura, pocha la cebolla a fuego muy suave durante 7 o 10 minutos. Cuando la cebolla esté transparente, retírala del fuego y reserva.

Paso 3:

En un bol amplio, coloca el agua junto con la harina de garbanzos, el aceite de oliva y la sal. Con la ayuda de un batidor, mezcla todo bien hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Se trata de crear una masa bastante líquida y untuosa. Déjala reposar al menos una hora.

Paso 4:

Engrasa ligeramente un molde para pizzas y coloca una capa fina de la preparación. Mete en el horno, que ya estará precalentado a 200° durante 20 minutos aproximadamente.

Paso 5:

Termina cubriendo la superficie, en caliente, con la cebolla pochada y el queso rallado.

Presentación: 

Sirve tu faina entera, como si de una pizza se tratara. Si lo prefieres, también puedes presentarla cortada en pequeñas porciones, y que sirva de aperitivo.

Sugerencia:

No dudes en realizar esta receta con el queso curado de oveja marca DIA, tiene un gran sabor y dará personalidad a tu fainá. Una vez rallado, sobre la faina caliente, no llegará a deshacerse, pero sí se derretirá ligeramente, creando una textura única.

Besan o harina de garbanzo:

El besán es una harina fina hecha con garbanzos molidos. Aquí aún es un ingrediente relativamente desconocido en nuestra cocina… aunque cada vez está más presente en los lineales de los comercios gracias a algunas recetas de la cocina internacional. Y es que, efectivamente, este ingrediente es muy apreciado en algunas cocinas… como en la India, donde es protagonista de multitud de platos.

Alternativa:

Si no tienes harina de garbanzo… también puedes hacerla tú mismo. Pon garbanzos a remojo la noche anterior. Por la mañana, escúrrelos y tritúralos en crudo. Se trata, eso sí, de que emplees a fondo la batidora o la picadora, para que quede una harina fina. Eso sí, al utilizar esta harina, ten en cuenta que ya esta algo húmeda, de modo que tendrás que utilizar menos cantidad de agua.

 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.