Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Dukkah o sazonador egipcio

Salsas
Internacional

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
avellanas ( 60 gr. ) avellanas 60 gr.
nueces ( 25 gr. ) nueces 25 gr.
hinojo ( una pizca ) hinojo una pizca
comino ( media cucharilla ) comino media cucharilla
cilantro ( semillas, media cucharilla ) cilantro semillas, media cucharilla
pimienta negra pimienta negra
sal sal
Ocultar 4 personas
avellanas ( 120 gr. )
nueces ( 50 gr. )
hinojo ( media cucharilla )
comino ( 1 cucharilla )
cilantro ( semillas, 1 cucharilla )
pimienta negra
sal
Ocultar 6 personas
avellanas ( 180 gr. )
nueces ( 75 gr. )
hinojo ( media cucharilla )
comino ( 1 cucharilla colmada )
cilantro ( semillas, una cucharilla colmada )
pimienta negra
sal

Descripción

El dukkah o sazonador egipcio es una mezcla de frutos secos, especias y sal típico de Egipto, donde lo usan con profusión en la cocina: para aliñar una ensalada, para animar unas verduras, para dar un toque especiados y crujiente a un guiso de legumbres, para sazonar una carne o un pescado. Como veis es de lo más versátil… y lo mejor de todo, muy fácil y rápido de preparar.

Allí, en la tierra de los Faraones, es muy habitual comprar esta dukkah o mezcla de especias y frutos secos ya preparado. Y es tan popular que en ocasiones se toma simplemente mezclada con un poco de aceite de oliva y untada en pan.  Aquí no es fácil encontrarla salvo en establecimientos muy especializados… pero como es muy sencillo elaborarla no hay ningún problema. Es una forma fantástica de aportar sabor a platos que de otra forma serían un poco aburridos o, sencillamente, aportarles un punto exótico diferente. Además, es ideal para veganos.

Lo mejor de todo es que esta receta de dukkah o sazonador egipcio se puede adaptar fácilmente a nuestros gustos o a lo que tengamos por casa… puedes variar los frutos secos y también las especias que lleva. ¡Pruébala!.

Paso 1:

En primer lugar, tuesta ligeramente las avellanas y las nueces. Puedes hacerlo en una sartén o en el horno… lo importante es controlar el tiempo y no pasarte para que no se quemen. Una vez que estén tostadas, envuelve en un paño limpio y frótalas ligeramente para que se desprenda la piel.

Paso 2:

En una sartén pequeña, aparte, coloca las semillas de hinojo, de comino y de cilantro y acerca al fuego, sin una gota de aceite. Deja que se tuesten durante uno o dos minutos más, para que suelten todos sus aromas. Es muy importante no pasarse, porque si las semillas se queman, en lugar de aportar ricos y exóticos sabores, solo darán un sabor amargo de lo más desagradable.

Paso 3:

Deja que se enfríen tanto los frutos secos como las semillas.

Paso 4:

Cuando ya estén fríos, machaca en el mortero tanto los frutos secos como las semillas hasta obtener una textura como de harina gruesa. En general, es mejor evitar la trituradora para no pasarte al machacar, puesto que es agradable que en la boca se noten un poco los trocitos de los frutos secos. Sazona con sal y pimienta negra recién molida.

Presentación:

Usa el dukkah o sazonador egipcio en la receta que tú prefieras en lugar de la sal. También puedes servir una cucharada de dukkah en un bonito cuenco con un poco de aceite de oliva para que sirve como aperitivo, junto a un poco de pan, para untar.

Truco:

Puedes preparar una buena cantidad de dukkah o sazonador egipcio ya que durará una buena temporada si lo guardas adecuadamente en un frasco hermético bien cerrado. Así, en cualquier momento podrás tomar una cucharada y aliñar una ensalada o improvisar una deliciosa y especiada cena.

Sugerencia:

A la hora de hacer este dukkah o sazonador egipcio no dudes en emplear la sal en escamas DELICIOUS, de la nueva línea de productos gourmet de DIA. ¡Todo un acierto!.

En Demos la vuelta al día: los secretos de la bechamel perfecta

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.