Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Croquetas de morcilla y piñones

Carnes
Aperitivos y tapas, Guarnición
Tradicional

Ingredientes:

Ocultar 4 personas
1 morcilla de unos 200 gr
1 puñado de piñones
3 cucharadas soperas colmadas de harina
media cebolla pequeña
pimienta
1 vaso de leche
1 vaso de caldo de pollo o carne
sal
nuez moscada
clavo molido
hierbabuena picada (opcional) aceite de oliva virgen

Descripción

Hoy os traigo una receta de croquetas de morcilla y piñones. En casa es una de receta de aprovechamiento a las que acudo para aprovechar las pechugas que sobran del pavo asado o del pollo o del cocido. Se pueden hacer de casi cualquier cosa ,además se pueden preparar en grandes cantidades y congelarlas ya que en el congelador nos aguantan meses y meses y recurrir a ellas para salir de un apuro. Son muy fáciles de cocinar y vienen de lujo para dar salida a los restos de comida que nos quedan y que nos da pena. Seguro que estáis conmigo cuando digo que hoy en día la croqueta sigue siendo una eficaz forma de terminar de reciclar unos restos de comida. Además a todos los niños, en general, les encantan y nos sirven tanto para la cena como para la comida e incluso para un aperitivo. Es un plato fácil de preparar y el resultado es espectacular, nada que ver con las que venden en los supermercados precocinados, por mucho que nos hablen de receta tradicional. Además los niños mas peques nos pueden ayudar a rebozarlas.
Primero estamos pondremos en una sarten un poco de aceite de oliva virgen y pocharemos en él la cebolla hasta que esté transparente.
A continuación añadiremos los piñones y los doraremos
Seguidamente pelamos y desmenuzaremos la morcilla y la añadiremos, removiendo todo bien hasta conseguir una masa homogénea.
Una vez haya soltado toda la grasa, añadiremos la harina y seguiremos removiendo hasta que se dore.
Después añadimos el caldo y continuamos removiendo hasta que espese.
Añadiremos luego la leche poco a poco, sin dejar de remover, hasta que notamos que la bechamel ya no se pega al recipiente.
Añadiremos las especias y la hierbabuena finamente picada, rectificamos de sal y dejaremos enfriar.
Una vez fría la masa, damos forma a las croquetas, pasamos por huevo y pan rallado y las freímos nuestras croquetas de morcilla y piñones en aceite de oliva.

¡Deliciosas!

CONSEJOS:
-Las croquetas sobrantes se pueden congelar
-El tipo de morcilla a utilizar depende del gusto de cada uno, pero yo prefiero utilizar la de manteca (tipo rondeño) por su sabor y por la grasa que aporta.

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.