Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Bombones de fresa con chocolate

Postres y dulces
Postre
Ocasiones especiales

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
fresas ( 300 gr ) fresas 300 gr
chocolate con leche ( 50 gr ) chocolate con leche 50 gr
chocolate blanco ( 100 gr ) chocolate blanco 100 gr
colorante alimentario ( rojo/rosa para chocolate ) colorante alimentario rojo/rosa para chocolate
almendra picada almendra picada
coco ( rallado ) coco rallado
Ocultar 4 personas
fresas ( 600 gr )
chocolate con leche ( 100 gr )
chocolate blanco ( 200 gr )
colorante alimentario ( rojo/rosa para chocolate )
almendra picada
coco ( rallado )
Ocultar 6 personas
fresas ( 900 gr )
chocolate con leche ( 150 gr )
chocolate blanco ( 300 gr )
colorante alimentario ( rojo/rosa para chocolate )
almendra picada
coco ( rallado )

Descripción

La forma más bella y golosa de comer fruta: estos bombones de fresa con chocolate proporcionan un doble placer: al comerlos y al elaborarlos. ¿Qué mejor excusa para adentrarse en los misterios del arte del chocolate? Si quieres que la capa chocolateada de tus fresas sea brillante y tenga una consistencia crujiente, lo ideal es no fundir el chocolate tal cual, mojar en él y esperar a que vuelva a secarse sino atemperarlo. El atemperado es una técnica de repostería que requiere de precisión, paciencia y unos cuantos materiales. Los utensilios que vas a necesitar para elaborar tus bombones de fresa con chocolate son los siguientes: un buen termómetro de cocina, preferiblemente específico para chocolate; una espátula de silicona y un sistema para el enfriado. Lo tradicional es hacerlo sobre una superficie de mármol o, como mínimo, refrigerada en la nevera. Si no disponemos de nada parecido, un recipiente un poco más grande que el que usemos para calentar el chocolate lleno de agua con hielo es la solución más adecuada.

Paso 1:

Lava las fresas y sécalas muy cuidadosamente. Este último paso es fundamental puesto que una sola gota de agua puede arruinar la mezcla de chocolate derretido. Pica las almendras en daditos muy pequeños y disponlas junto al coco rallado en sendos platitos.

Paso 2:

Tienes que trabajar los chocolates uno por uno, así que establece un orden. En total tendrás que repetir el proceso tres veces (y más, si alguno falla): una para el chocolate con leche, otra para el chocolate blanco y otra para el chocolate blanco teñido de rosa. Puedes fundir el chocolate en el microondas o al baño maría, pero nunca a fuego directo. Si lo haces al microondas, pon el chocolate troceado en un recipiente adecuado a ese electrodoméstico y caliéntalo en intervalos de 20 segundos, removiendo en cada pausa. Hay que tener mucho cuidado puesto que el chocolate se quema muy fácilmente en el microondas. Para el baño maría, coloca una olla de mayor tamaño que el recipiente para el chocolate con agua al fuego y espera a que se caliente. Debes vigilar que el chocolate no tenga contacto ninguno con el agua puesto que se estropearía. En ambos casos, comprueba muy a menudo la temperatura del chocolate hasta que alcance los 40-45°C, en el caso del chocolate con leche, y los 30-35°C, en el caso del chocolate blanco.

Paso 3:

Si estás trabajando con el chocolate blanco que vas a teñir de rosa, es el momento de verter la cantidad indicada de colorante rojo. Remueve hasta que el color se reparta de manera uniforme y continúa con el proceso. 

Paso 4:

Ahora toca enfriar el chocolate. El método tradicional consiste en verter dos tercios del chocolate caliente sobre una superficie de mármol o refrigerada y moverlo continuamente con dos espátulas para chocolate hasta que baje a los 27-28°C (chocolate con leche) o 26-27°C (chocolate blanco) para devolverlo al recipiente donde aguarda el tercio restante y mezclarlo hasta que suba a los 29-30°C (chocolate con leche) o 28-29°C (chocolate blanco). El otro método es un poco más sencillo: retirar el recipiente de chocolate de la fuente de calor cuando alcance la temperatura máxima anteriormente indicada, ponerlo sobre el recipiente de agua helada y remover hasta que descienda a la temperatura mínima previamente mencionada y volver a calentar muy suavemente hasta que alcance ese grado o par de grados extras. En ninguno de los dos métodos esa última temperatura debe sobrepasarse o habría que empezar de nuevo. Tampoco debe bajar significativamente, de modo que, mientras estés trabajando con él, deberás recalentarlo de vez en cuando unos segundos en el microondas teniendo mucho cuidado.

Paso 5:

Una vez tengas listos tus chocolates, ¡empieza la diversión! Sumerge las fresas en ellos y deja que se endurezcan sin más o rebózalas rápidamente de coco rallado o almendra picada para que se adhieran. Mete el chocolate atemperado en una manga pastelera y decora las capas lisas de chocolate endurecido; de esta manera incluso puedes mezclar los colores. ¡Como más te guste!

Presentación:

Sirve tus bombones de fresa con chocolate una vez el chocolate se haya endurecido y tenga un aspecto liso y brillante. ¡Te los van a quitar de las manos!

Sugerencia:

El chocolate negro y el chocolate con leche DIA son las mejores opciones para conseguir una cobertura hermosa y crujiente para tus bombones de fresa con chocolate.

En Demos la vuelta al día: Los 5 mejores amigos del chocolate 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.