Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Bloody mary granizado

Bebidas y lácteos
Bebidas
Internacional

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
vodka ( 90 ml. ) vodka 90 ml.
zumo de tomate ( 200 ml. ) zumo de tomate 200 ml.
limón ( 1 cucharada de su zumo ) limón 1 cucharada de su zumo
salsa tabasco ( unas gotas ) salsa tabasco unas gotas
sal ( una pizca ) sal una pizca
pimienta negra pimienta negra
lima ( para adornar ) lima para adornar
Ocultar 4 personas
vodka ( 180 ml. )
zumo de tomate ( 400 ml. )
limón ( 2 cucharadas de su zumo )
salsa tabasco ( 1 cucharilla )
sal ( media cucharilla )
pimienta negra
lima ( para adornar )
Ocultar 6 personas
vodka ( 270 ml. )
zumo de tomate ( 600 ml. )
limón ( 3 cucharadas de su zumo )
salsa tabasco ( 1 cucharilla )
sal ( media cucharilla )
pimienta negra
lima ( para adornar )

Descripción

Es el cóctel mágico que borra la resaca... o que al menos ayuda a sobrellevarla... y, por tanto, el combinado preferido de los aficionados al brunch dominical después de una noche de sábado de fiesta. Os presentamos una versión muy veraniega, un bloody mary granizado.

Paso 1:

Para hacer este bloody mary granizado, añade en el vaso mezclador y batidor el vodka, el zumo de tomate y mezcla bien.

Paso 2:

Exprime el limón con cuidado de que no caiga ninguna pepita. Añade el zumo de limón al tomate y al vodka.

Paso 3:

Vamos a aliñar ahora el bloody mary. Añade las gotas de tabasco y la sal. Mezcla suavemente durante unos minutos.

Paso 4:

Añade 2 o 3 hielos por persona y tritúralos junto con el cóctel para que se rompan y quede textura de granizado. Para que los hielos no se deshagan es importante romperlos con golpes secos del vaso batidor y no continuado.

Presentación:

Ya está listo tu bloody mary granizado. Sírvelo en una bonita copa o en un vaso alto y estrecho y termina con un poco de pimienta recién molida por encima. Adorna con una rodaja de lima a un lado o con una ramita de apio.

Un cóctel con historia:

El origen del Bloody Mary se encuentra en el Paris de 1921. Lo inventó Fernand Petiot, uno de los camareros del Harry’s New York Bar. Bloody Mary fue el apodo que tuvo María Tudor, reina de Inglaterra durante un breve pero cruento periodo (1553-1558). Se le llamó la sangrienta porque no le tembló el pulso para mandar ajusticiar a numerosos protestantes para defender la fe católica que ella profesaba.

Pero también en este caso existen varias versiones acerca de su origen. Tal y como nos explica el gran bartender Javier de las Muelas, en su libro Cocktails & Drinks Books, según los norteamericanos, fue creado por el barman del St. Regis Sheraton de Nueva York, que tuvo la feliz idea de combinar vodka con zumo de tomate  durante una fría noche de invierno de 1920... y terminó aderezando con zumo de limón, salsa Worcester y unos golpes de tabasco, sal y pimienta.

Sea como sea, el tronco de apio como aderezo, sí que llegaría más tarde, en la década de 1960, cuando un cliente del Hotel Ambassador de chicago recibió en la habitación el Bloody Mary que había pedido al servicio de habitaciones sin el stick removedor... y lo único que encontró a mano es un tallo de apio con el que remover su cóctel de una bandeja de crudités.

En Demos la vuelta al día:  9 tragos y medio de cine

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.