Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Bizcocho sencillo

Panes y masas, Postres y dulces
Para niños, Tradicional

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
huevos ( 2 uds. ) huevos 2 uds.
harina ( 65 gr. ) harina 65 gr.
azúcar ( 50 gr. ) azúcar 50 gr.
limón ( medio, sólo la ralladura ) limón medio, sólo la ralladura
mantequilla ( 1 nuez ) mantequilla 1 nuez
Ocultar 4 personas
huevos ( 4 uds. )
harina ( 125 gr. )
azúcar ( 100 gr. )
limón ( medio, sólo la ralladura )
mantequilla ( 1 nuez )
Ocultar 6 personas
huevos ( 6 uds. )
harina ( 185 gr. )
azúcar ( 150 gr. )
limón ( 1 ud., sólo la ralladura )
mantequilla ( 1 nuez )

Descripción

Este puede ser el principio de una larga amistad… con el mundo de los bizcochos. Practica con esta receta de bizcocho sencillo, que es la base, y a partir de aquí experimenta con diferentes sabores.

Paso 1:

Prepara el molde elegido para nuestro bizcocho untándolo con un poco de mantequilla y después con harina.

Separa las yemas de las claras y móntalas por separado. Las yemas con la mitad del azúcar y las claras con la otra mitad del azúcar.

Paso 2:

Para montar las yemas añade el azúcar al principio y bate hasta que duplique su volumen. Si lo pones al baño María, será más sencillo. En cualquier caso, el resultado debe ser una crema esponjosa y blanquecina.

Para montar las claras, bátelas con una pizca de sal al principio y añade el azúcar poco a poco cuando ya haya subido un poco.

Paso 3:

Mezcla las dos preparaciones con mucho cuidado y con una espátula. Añade después la harina poco a poco y tamizada para evitar grumos, y también con la espátula, mezcla despacio y con movimientos de abajo hacia arriba. Tamizar no es más que pasar la harina por un tamiz o colador de trama fina para que se airee.

Por último, ralla la cáscara de medio limón, con cuidado de no llegar hasta la parte blanca de la cáscara del limón, que es muy amarga. El sabor cítrico y los aceites esenciales del limón, se concentran en la parte ‘amarilla’.

Paso 4:

Cuando la mezcla esté homogénea ponla en el molde y métela en el horno, previamente precalentado a 180°, durante unos 20 minutos.

Sabremos que el bizcocho sencillo está listo cuando toquemos la parte de arriba y no se aplaste o si pinchamos con un cuchillo y sale limpio.

Déjalo enfriar y…. ¡a por él!

Presentación:

Este bizcocho sencillo se puede comer tal cual, partido en porciones, acompañado de un café o un vaso de leche fría o, por supuesto, rellenarlo con cualquier cosa para hacer una tarta.

¿Y la levadura?

¿La has echado de menos? Pues no se nos ha olvidado. Este es un bizcocho sencillo sin levadura que, sin embargo, queda de lo más esponjoso. Al fin y al cabo, antiguamente no tenían levaduras y hacían igualmente bizcochos. Por este motivo, a los bizcochos que no llevan levadura se les suele denominar ‘tradicionales’. Aunque parezca mentira su volumen crece igual que si la tuviesen aunque, eso sí, hay que trabajar mucho más la masa para que quede muy esponjosa.

Sugerencia:

no dudes en elaborar este bizcocho sencillo con la harina, el azúcar y la mantequilla marca DIA. Ofrecen la mayor calidad y todas las características que requiere la repostería más delicada. ¡No dudes en emplear este trio de ases!

 

En Demos la vuelta al día: Los 10 Mandamientos del buen repostero

En Demos la vuelta al día: Harina, el origen de todo… pan

En Demos la vuelta al día: Doce mitos de la alimentación al descubierto: verdades y mentiras

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.