Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Alcachofas a la Judía

Verduras y frutas
Aperitivos y tapas, Entrantes
Para llevar, Para niños, Tradicional

Ingredientes:

Ocultar 2 personas
alcachofas ( 2 uds ) alcachofas 2 uds
sal en escamas ( al gusto ) sal en escamas al gusto
limón ( 1 ud ) limón 1 ud
aceite de oliva vírgen extra ( 1000 ml ) aceite de oliva vírgen extra 1000 ml
Ocultar 4 personas
alcachofas ( 4 uds )
sal en escamas ( al gusto )
limón ( 1 ud )
aceite de oliva vírgen extra ( 1000 ml )
Ocultar 6 personas
alcachofas ( 6 uds )
sal en escamas ( al gusto )
limón ( 1 ud )
aceite de oliva vírgen extra ( 1000 ml )

Descripción

Las alcachofas a la judía son un plato típico de la cocina judeo romana. Un plato sencillo, pues no es más que alcachofas fritas, pero extremadamente sabroso, que resalta todo el sabor y la textura de esta verdura. Carciofi alla giudia, como dicen en Italia, es un plato tan popular en Roma, que hay restaurantes especializados en este plato. Se trata de una receta muy antigua, que aparece citada en tratados de cocina del siglo XVI y que surgió en el gueto judío de la capital italiana, donde los judíos romanos estuvieron confinados desde el siglo XVI hasta el siglo XIX. 

Paso 1:

En primer lugar parte un limón y tenlo preparado. Ya sabes que el limón es el principal aliado cuando trabajes con alcachofas para evitar que se pongan negras, y después para limpiarte las manos.

Paso 2:

Una vez hecho esto, para elaborar estas alcachofas a la judía, lo primero que tienes que hacer es limpiarlas. Eso sí, piensa que para esta receta  no hay que dejar el corazón de la alcachofa... no hay que apurar y dejar solo la parte tan tierna como para otras recetas. Así que retira las hojas exteriores de la alcachofa pero sin pasarte. Después, corta las puntas más duras de la hoja... pero lo mismo: tampoco tienes que apurar demasiado. Luego, con un cuchillo puntilla, corta el tallo para dejarlo como de 3 o 4 centímetros y pela un poco todo el tallo y la parte donde se une a las hojas.

Paso 3:

Frota las alcachofas ligeramente con el limón para que no se pongan negruzcas.

Paso 4:

Acerca una sartén honda o un rondón amplio al fuego con abundante aceite. Es importante que haya bastante aceite... si no para que cubra completamente las alcachofas, al menos sí bastante, como mínimo hasta la mitad.

Paso 5:

Mientras el aceite se va calentando, coge las alcachofas de una en una y abre sus hojas ligeramente. Para ello mete los dedos pulgares en el centro y ve abriéndolas poco a poco. Se trata de forzar un poco que se abran para que la fritura se haga mejor. Por cierto, si tus alcachofas tuvieran mucho penacho en su interior, esos pelillos que amargan y no resultan muy agradables, es el momento de retirarlos con el cuchillo puntilla.

Paso 6:

Pon una pizca de sal en el interior de la alcachofa... solo una pizca de sal, porque después de la fritura de estas alcachofas a la judía pondrás más.

Paso 7:

Cuando el aceite esté bien caliente, ve añadiendo tus alcachofas de una en una boca abajo. Nunca hagas demasiadas a la vez para que el aceite no se enfríe de golpe. La clave para que la fritura sea buena es que el aceite esté bien caliente. Deja que se hagan durante 10 minutos si tus alcachofas son pequeñas, o 15 si son más grandes.  Si las alcachofas no están cubiertas completamente por el aceite, a mitad de fritura tendrás que darles la vuelta, para que se hagan de forma uniforme.

receta de alcachofas a la judia

Paso 8:

Si pinchas el corazón de la aclachofa con la punta de un cuchillo y está blandita... ya están hechas. Ve sacando las alcachofas a un papel absorbente para retirar el exceso de aceite. 

Presentación:

Sirve tus alcachofas a la judía en un bonito plato de presentación o fuente, espolvorea por encima con escamas de sal y sirve inmediatamente. Recién hechas están riquísimas, con el interior tierno y las hojas exteriores de las alcachofas bien churruscaditas. ¡Impresionantes!.

Sigerencia: 

Estas alcachofas a la judía... son de lo más sencillas. Y ya sabes que, las recetas más sencillas son, precisamente, en las que más se nota si los ingredientes son o no de calidad. Así que ya sabes, apuesta por unas alcachofas frescas de primera y por un aceite de oliva de primera calidad. No dudes en elegir emplear el aceite de oliva virgen extra de la línea gourmet DELICIOUS de DIA. ¡Una cierto para frituras de categoría, como ésta!.

Alcachofas moradas:

Para hacer las alcachofas a la judía, en Roma utilizan una variedad de alcachofas denominadas ‘cimaroli’. Su cultivo es tan tradicional cerca de Roma (entre Ladispoli y Civitavecchia) que también se las conoce alcachofas de variedad romana. Se trata de una alcachofa con un ligero tono violeta, son redondas en lugar de alargadas y son muy tiernas... apenas hay que descartar las hojas exteriores. Además, no tienen el típico penacho dentro de la alcachofa.

En Demos la vuelta al día: Como limpiar alcachofas

En Demos la vuelta al día: 5 joyas italianas

En Demos la vuelta al día: Diez joyas de la huerta mediterránea

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.