Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Nuggets de coliflor
Paso a paso
20 Agosto 2018
Verduras y frutas
Aperitivos y tapas, Entrantes, Plato caliente
Moderna, Ocasiones especiales, Para niños
Muy fácil
20-30
151-300
Nuggets de coliflor
Ingredientes:
Ocultar 2 personas
coliflor (250 gr.)
huevos (1 ud.)
pan rallado (75 gr.)
aceite de girasol
sal
pimienta negra
Ocultar 4 personas
coliflor (500 gr.)
huevos (1 ud.)
pan rallado (150 gr.)
aceite de girasol
sal
pimienta negra
Ocultar 6 personas
coliflor (750 gr.)
huevos (1 ud.)
pan rallado (225 gr.)
aceite de girasol
sal
pimienta negra
Descripción

Una de las verduras que más cuesta comer a mucha gente por su olor y sabor es la coliflor. Preparar unos Nuggets de coliflor es una idea perfecta ya que, además de comer esta verdura de forma diferente, gracias al queso adquieren una textura y sabor agradable.

Paso 1:

Trocea la coliflor. En un cazo pon agua a hervir. Cuando hierva añade la coliflor y cocínala hasta que esté blanda. Eso llevará unos 20-25 minutos aproximadamente. Cuando la coliflor esté cocinada escúrrela bien con ayuda de un colador para quitarle todo el exceso de agua.

Paso 2:

Echa la coliflor en un bol y tritúrala con un tenedor. Añade entonces el huevo y 40 gr de pan rallado. Mezcla todo bien y echa el queso rallado, la sal y la pimienta.

Paso 3:

Mezcla bien todos los ingredientes hasta que la masa se haga una bola. Divídela en bolitas del mismo tamaño y dales forma de Nuggets.

Rebózales en el resto de pan rallado y resérvales en la nevera o si no los vas a consumir en el momento puedes congelarlos.

Paso 4:

Calienta aceite de girasol en una sartén. Cuando esté bien caliente añádelos de uno en uno y fríelos hasta que estén dorados por ambos lados. Sácalos y a escurrir en un plato con papel de cocina para quitar el exceso de aceite. 

Presentación:

Sírvelos en un plato y comerlos con la mano. Se pueden acompañar de cualquier salsa como kétchup, mostaza, mahonesa, etc.

Sugerencia:

Si no te apetece hacerlos de coliflor se podría sustituir por el brócoli. Si se quiere hacer una tanda grande para comer otro día o reservar para más adelante, una vez boleados y con forma se pueden congelar.