Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Cómo pelar la calabaza
Truco
15 Febrero 2018

Crema de calabaza, calabaza asada, pasta con calabaza, bizcocho de calabaza… esta verdura típica del otoño es deliciosa de cualquier manera, es super versátil y, lo mejor de todo, es muy fácil de cocinar. 

Quizá la peor parte es enfrentarse a ella si la compras en un trozo grande o, peor aún, entera. Es una verdura muy grande y es bastante dura, por lo que resulta complicado hacerse con ella para limpiarla y pelarla. Pero verás cómo con unas sencillas indicaciones esto deja de ser un problema. Te contamos como pelar y cortar la calabaza, para que esta tarea resulte de lo más sencillo.

La clave, un buen buchillo

Para cortar una calabaza lo primero que debes hacer es tener a mano un cuchillo de hoja grande bien afilado.

Un cuchillo romo o poco afilado… puede resultar incluso peligroso.

Cómo pelar la calabaza, paso a paso

Ahora sigue estos sencillos pasos y verás cómo pelar y cortar una calabaza es una tarea fácil y rápida.

Coloca la calabaza tumbada de lado sobre una tabla de cortar.

Sujétala firmemente con una mano por el extremo opuesto al tallo, es decir la parte que generalmente es más gruesa, y da un corte limpio para quitar la parte de arriba, es decir, la del tallo.

Ahora da la vuelta a la calabaza, sujétala por donde ya has cortado y corta el extremo de la parte más estrecha, donde está el tallo, dando un corte limpio.

Si la calabaza es pequeña puedes empezar a cortar la piel colocándola en posición vertical y apoyándola sobre la base más ancha y realizando cortes limpios de arriba a abajo y girando la calabaza según vas cortando. 

Ahora bien, si la calabaza es grande, es mejor cortarla en dos o tres trozos, e ir de uno en uno retirando la cáscara de la misma forma.

Repite la operación hasta que esté completamente sin piel.

Parte la calabaza, paso a paso

Ahora corta la calabaza por la mitad, hazlo a lo largo apoyándote en la base más ancha. 

Utiliza un cuchillo bien afilado y fuerte porque la carne de la calabaza es densa y dura. Si ves que te cuesta puedes dar pequeños golpecitos al cuchillo que te ayudarán a penetrar en la piel. Una vez que tengas la calabaza partida en dos utiliza una cuchara de metal para retirar las semillas y la pulpa. Si quieres puedes guardar las semillas -pipas de calabaza- que puedes secar o asar.

Una vez que tengas la calabaza limpia córtala como mejor te convenga dependiendo de la receta que vayas a hacer.