Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Ajoblanco tradicional
Paso a paso
6 Agosto 2017
Cremas y sopas
Plato frío, Primer plato
Tradicional
Fácil
31-40
€€
301-500
Ajoblanco tradicional
Ingredientes:
Ocultar 2 personas
almendra entera (80 gr.)
ajo (1 diente)
uvas (para decorar)
pan (100 gr.)
aceite de oliva vírgen extra (60 ml.)
sal
vinagre de vino blanco (15 ml.)
agua mineral (250 ml.)
Ocultar 4 personas
almendra entera (160 gr.)
ajo (2 dientes)
uvas (para decorar)
pan (200 gr.)
aceite de oliva vírgen extra (120 ml.)
sal
vinagre de vino blanco (30 ml.)
agua mineral (500 ml.)
Ocultar 6 personas
almendra entera (240 gr.)
ajo (3 dientes)
uvas (para decorar)
pan (300 gr.)
aceite de oliva vírgen extra (180 ml.)
sal
vinagre de vino blanco (45 ml.)
agua mineral (750 ml.)
Descripción

También conocido como gazpacho blanco, esta sopa fría es tan tipíca de Andalucía como su hermano ‘colorao’. Se trata, en efecto, de una sopa fría ideal para el verano que se elabora a base de almendras. Es por tanto una delicia muy rica y saludable... aunque con más calorías que el gazpacho de hortalizas. Sin abusar, sí que se puede –y se debe- tomar de vez en cuando... porque es una verdadera delicia. La alta gastronomía lleva tiempo elaborando versiones de ajoblanco con otros frutos secos, como anacardos o piñones. Hoy, sin embargo, apostamos con el ajoblanco tradicional, con la receta más clásica.

ajoblanco tradicional

Paso 1:

Lo más importante a la hora de hacer un ajoblanco tradicional es trabajar con almendras crudas. Para pelarlas, vamos a escaldarlas, que no es otra cosa que someterlas a una cocción muy breve. Para ello, acerca un cazo al fuego con abundante agua. Cuando rompa a hervir, incorpora las almendras. Pasado un minuto sácalas y pásalas a un bol con agua y hielo. Verás qué fácil resulta pelarlas ahora.

Paso 2:

Aunque tradicionalmente el ajoblanco se hacía triturando todo en un mortero durante largo rato… hoy en día, te será mucho más fácil y cómodo utilizar una batidora o trituradora. Coloca las almendras, el ajo pelado y sin el germen o nervio central (responsable de que repita y resulte indigesto), el pan, el vinagre y el agua en el vaso de la picadora o batidora. Tritúralo todo hasta obtener un puré o una crema fina.

Paso 3:

Añade ahora el aceite de oliva virgen extra muy poco a poco, dejando caer apenas un hilito mientras sigues triturando, como si estuvieras ligando una mahonesa. Tritura hasta que quede bien fino, pruébalo y corrige de sal, de vinagre… y si la textura fuera muy espesa, añade un poquito más de agua. Guarda en la nevera al menos 2 horas.

Presentación:

Sirve el ajoblanco tradicional bien frío en cuencos individuales acompañado de unas uvas partidas por la mitad para que no tengan pepitas. Si lo prefieres, también las puedes pelar... para que resulten más agradables en la boca.

Sugerencia:

Estamos ante una receta muy sencilla. La clave del éxito de este ajoblanco tradicional es la calidad de sus ingredientes. De modo que no dudes en acercarte a tu tienda DIA donde podrás hacerte con todos los ingredientes, como el aceite de oliva virgen extra de la nueva línea de productos gourmet, DELICIOUS. ¡Puro jugo de oliva!.

ajoblanco tradicional

En Demos la vuelta al día: Las 5 leyes del finger food