Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Patatas Hasselback
Paso a paso
15 Marzo 2017
Huevos y patatas
Aperitivos y tapas, Guarnición, Plato caliente
Internacional, Moderna
Muy fácil
20-30
301-500
Patatas Hasselback
Ingredientes:
Ocultar 2 personas
patatas (4 uds.)
ajo (1 diente)
cebollino
sal en escamas
mantequilla
aceite de oliva vírgen extra
queso parmesano
Ocultar 4 personas
patatas (8 uds.)
ajo (2 dientes)
cebollino
sal en escamas
mantequilla
aceite de oliva vírgen extra
queso parmesano
Ocultar 6 personas
patatas (12 uds.)
ajo (3 dientes)
cebollino
sal en escamas
mantequilla
aceite de oliva vírgen extra
queso parmesano
Descripción

Desde la cosmopolita Suecia viene esta manera de asar las patatas en forma de acordeón, las patatas Hasselback. Su exterior crujiente y corazón cremoso las convierten en una guarnición aparentemente sofisticada pero, en realidad, son muy sencillas de hacer. Aunque, si quieres que queden perfectas, ten en cuenta que las patatas deben ser nuevas, de tamaño medio y con una textura tirando a cerosa.

patatas hasselback

Paso 1:

Lava muy bien las patatas ayudándote con un cepillo para eliminar toda la tierra que pudieran tener adherida. Afortunadamente, las patatas nuevas suelen encontrarse mucho más limpias que las viejas.

Paso 2:

Apoya la patata sobre un costado en la tabla de corte y practícale numerosas hendiduras con un cuchillo, como si la estuvieras cortando en rodajas de 4 milímetros de grosos pero sin llegar hasta la tabla. Un truco muy popular para evitar seccionar la patata en varios trozos es colocar dos palillos chinos de madera a lo largo del tubérculo, uno a cada lado.

Paso 3:

Corta los ajos en láminas lo más finitas posibles (usa una mandolina si quieres) y repártelas entre las hendiduras de las patatas. Según tus apetencias puedes aumentar o disminuir la cantidad de ajo.

Paso 4:

Junto a los ajos, mete también en los cortes un poco de mantequilla. La cantidad depende del gusto. Embute también un poco de cebollino.

Paso 5:

Coloca las patatas en una bandeja de horno y esparce por encima sal en escamas, cebollino y un chorrito de aceite de oliva. Mete la bandeja en el horno precalentado a 200ºC y espera aproximadamente 40 minutos. Cuando estén hechas, sírvelas inmediatamente.

Presentación:

Sirve tus patatas Hasselback en una fuente y ralla un poco de queso parmesano por encima. El exterior crujiente y tostado protegerá pero dejará vislumbrar el centro dorado y mantecoso. Haz sufrir un poco más a tus invitados haciéndoles esperar a que esparzas un poco más de cebollino fresco por encima.

Sugerencia:

Unas patatas Hasselback perfectas necesitan una mantequilla a la altura; no dudes en utilizar la mantequilla DIA para garantizarte una guarnición cremosa y apetitosa.

Alternativas:

Si no quieres consumir muchas grasas animales, puedes prescindir de la mantequilla y usar únicamente aceite de oliva. ¡Tus patatas Hasselback, más ligeras y sanas!

En Demos la vuelta al día: 9 razones por las que tu bizcocho no sube ...o se cae

En Demos la vuelta al día: Pesto y cia.: salsas italianas