Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Bizcocho de mandarinas
Paso a paso
18 Noviembre 2016
Postres y dulces
Postre
Moderna, Para niños, Tradicional
Fácil
31-40
151-300
Bizcocho de mandarinas
Ingredientes:
Ocultar 2 personas
mandarina (70 ml. de zumo y ralladura de 1 ud.)
huevos (2 uds.)
azúcar (75 gr.)
mantequilla (40 gr.)
harina (60 gr.)
levadura en polvo (6 gr.)
Ocultar 4 personas
mandarina (140 ml de zumo y ralladura de 2 uds.)
huevos (4 uds.)
azúcar (150 gr.)
mantequilla (80 gr.)
harina (1x20 gr.)
levadura en polvo (12 gr.)
Ocultar 6 personas
mandarina (210 ml. de zumo y ralladura de 3 uds.)
huevos (6 uds.)
azúcar (225 gr.)
mantequilla (120 gr.)
harina (180 gr.)
levadura en polvo (18 gr.)
Descripción

Los bizcochos con limón son muy habituales... dale una vuelta de tuerca y sorprende con este bizcocho de mandarinas. Una delicia esponjosa y de delicado sabor que resulta irresistible. ¡Pruébalo!

bizcocho de mandarinas

Paso 1:

Para hacer este bizcocho de mandarinas, en primer lugar, vamos a preparar la fruta. Antes de nada, ralla la piel de varias mandarinas. Ten cuidado de quedarte solo con la parte naranja y no llegar a la parte de la cáscara blanca, que resulta muy amarga. Reserva esa ralladura.

Paso 2:

Ahora exprime las mandarinas para obtener su zumo. También puedes pelarlas, retirar toda la parte blanca que puedas y triturar la mezcla. Como prefieras, aunque en el primer caso necesitarás más mandarinas, puesto que se desperdicia más fruta, aunque el resultado es más fino. Reserva también.

Paso 3:

Ahora, separa las claras de las yemas de los huevos. En un bol, monta las claras del huevo con una pizquita de azúcar con las varillas y a mano... o bien con el robot de cocina. Monta las claras hasta obtener picos suaves, no tan duros como para hacer un merengue. Una vez que las tengas, reserva el bol en la nevera.

Paso 4:

En otro bol, bate las yemas de los huevos junto con el azúcar hasta obtener una mezcla suave, espumosa, de un color más claro y su volumen haya crecido. En ese momento, añade la mantequilla derretida (o si lo prefieres, aceite de girasol) y el zumo de mandarinas. Sigue batiendo unos minutos hasta integrar bien todos los ingredientes.

Paso 5:

Por otro lado tamiza la harina junto con la levadura. Tamizar significa pasar por un colador de trama fina, tamiz o estameña la harina para airearla. En repostería es un paso imprescindible para obtener postres mucho más esponjosos. Incorpora también la ralladura de mandarina.

Paso 6:

Añade esta harina a la mezcla de yemas, azúcar y mantequilla y ve mezclando bien hasta que se integren todos los elementos. Bate unos minutos para asegurarte de obtener una mezcla homogénea.

Paso 7:

Es el momento de incorporar las claras a la mezcla. Debes hacerlo con mucho cuidado, con la ayuda de una espátula y con movimientos envolvente, para que las claras no se bajen. De esta forma obtendrás un bizcocho de mandarinas mucho más esponjoso y liviano.

Paso 8:

Vierte la mezcla sobre el molde que hayas elegido, bien engrasado con un poco más de mantequilla para que no se pegue. 

Introduce en el horno, que ya estará precalentado, a 180°C, y hornea durante 20 o 25 minutos, a media altura. A partir de los 20 minutos, puedes abrir la puerta del horno para pinchar tu bizcocho de mandarinas con una aguja o palillo y comprobar si está listo o no. Sabrás que está en su punto cuando la aguja salga limpia. Si sale manchada, es que aún necesita unos minutos. Sin embargo es muy importante que antes de ese tiempo no abras la puerta del horno, o te arriesgas a que por la bajada repentina de temperatura, tu bizcocho se venga abajo.

Presentación:

En cuanto esté listo tu bizcocho de mandarinas, saca del horno y deja enfriar sobre una rejilla. En cuanto haya perdido calor... ya puedes servirlo, con un poco de azúcar glas por encima y unas tiritas de cáscara de mandarina.

Sugerencia:

A la hora de hacer este bizcocho de mandarinas no dudes en emplear este trío de ases que dará un resultado extraordinario en cualquier receta de repostería: la harina de trigo DIA, la levadura en polvo DIA y la mantequilla sin sal DIA. ¡Son de una calidad extraordinaria!.

bizcocho de mandarinas

En Demos la vuelta al día: 9 razones por las que tu bizcocho no sube ...o se cae

En Demos la vuelta al día: Dale ¡sabor! a tu azúcar

En Demos la vuelta al día: Los 10 Mandamientos del buen repostero