Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Receta de crema inglesa
Paso a paso
7 Marzo 2014
Postres y dulces
Plato frío, Postre
Para niños, Tradicional
Media
20-30
151-300
Receta de crema inglesa
Ingredientes:
Ocultar 2 personas
leche (110 ml. )
azúcar (30 gr. )
huevos (1 yema)
limón (medio, la piel)
esencia aroma de vainilla (unas gotas)
Ocultar 4 personas
leche (220 ml. )
azúcar (65 gr. )
huevos (2 yemas)
limón (1, la piel)
esencia aroma de vainilla (media cucharita)
Ocultar 6 personas
leche (330 ml. )
azúcar (100 gr. )
huevos (3 yemas)
limón (1 grande, la piel)
esencia aroma de vainilla (1 cucharita)
Descripción

Es una de las cremas por excelencia en repostería, porque resulta muy útil para acompañar muchísimos postres. Y también sirve como base para hacer helados. No hay duda de que esta receta de crema inglesa es una de esas recetas que hay que aprender y tener muy a mano. Nosotros te contamos nuestra elaboración tradicional que puedes hacer o bien con limón, o bien, con unas gotitas de aroma de vainilla. ¡A tu elección!

Paso 1:

Prepara un bol y mezcla las yemas y el azúcar (ayudándote de unas varillas), con energía durante el menos 5 minutos. Incorpora también el aroma de vainilla si eliges usarlo en la receta. Por otro lado, pon la leche a hervir en una olla con la piel del limón (si no has usado la vainilla) y, cuando empiece a burbujear, retira del fuego.

Paso 2:

Vierte un tercio de la leche caliente en el bol de las yemas y mezcla muy bien con las varillas. Agrega el resto de la leche y mezcla de nuevo.

Paso 3:

Echa toda la mezcla en la olla y ponla a fuego medio sin dejar de remover… ojo con los grumos. En el momento en el que salga la primer burbuja de ebullición estará lista. La temperatura no debe superar los 85º y, al cogerla con una cuchara, debe cubrirla como si fuera chocolate… Es lo que en cocina se llama “napar”.

Paso 4:

Déjala enfriar en la nevera y sácala en el último momento, usándola siempre en frío.

Presentación:

Puedes comértela simplemente a cucharadas o acompañada con unas ricas fresas. Pruébala también como complemento de un bizcocho a modo de salsa. Sírvela en un cuenco o decora con ella el plato que prepares.

Truco:

Esta crema tiene un problemilla al que te tendrás que enfrentar: los grumos, ya que al calentar la crema, la yema de huevo se coagula poco a poco. Por eso es recomendable cocer la crema inglesa siempre a más de 68º (que es la temperatura a la que coagula la yema de huevo) y a menos de 100º, la temperatura de ebullición del agua. Así no tendrás problema.

¿Inglesa o francesa?

Según algunos historiadores, esta crema fue creada en torno al 1830 por un cocinero real que había preparado una crema conocida como “francesa” pero más espesa y con fécula que ésta. El restaurador Auguste Escoffier revisó la receta, la hizo más ligera, y le cambió el nombre a “crema inglesa”.


Sugerencia: 

Para tus recetas de repostería usa la leche DIA que más se adapte a ti: tienes leche entera, desnatada, semi...y también especial energía y crecimiento. 

En Demos la vuelta al día:  recetas de helados 

En Demos la vuelta al día:  postres