Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Pizza casera
Paso a paso
11 Noviembre 2013
Panes y masas
Plato caliente, Plato único, Segundo plato
Internacional, Para niños, Tradicional
Fácil
50 >
301-500
Pizza casera
Ingredientes:
Ocultar 2 personas
levadura fresca (10 gr.)
azúcar (una pizca)
leche (una cucharilla)
agua (35 ml.)
harina (112 gr.)
sal (una pizca)
aceite de oliva (2 cucharadas)
tomate frito (50 ml.)
queso mozzarella (75 gr.)
rúcula (media bolsa)
queso curado (rallado, 40 gr.)
Ocultar 4 personas
levadura fresca (20 gr.)
azúcar (una cucharilla)
leche (una cucharada)
agua (70 ml.)
harina (225 gr.)
sal (media cucharilla)
aceite de oliva (3 cucharadas)
tomate frito (100 ml.)
queso mozzarella (150 gr.)
rúcula (1 bolsa)
queso curado (rallado, 80 gr.)
Ocultar 6 personas
levadura fresca (30 gr.)
azúcar (una cucharada)
leche (dos cucharadas)
agua (105 ml.)
harina (337 gr.)
sal (media cucharilla)
aceite de oliva (5 cucharadas)
tomate frito (150 ml.)
queso mozzarella (225 gr.)
rúcula (1 bolsa)
queso curado (rallado, 120 gr.)
Descripción

Hay una cosa aún más deliciosa que una pizza recién hecha: ¡una pizza recién hecha con la masa casera… hecha por tí!   …es más fácil de lo que parece y el resultado es, sencillamente, espectacular. No lo dudes y ¡métete en harina!

Paso 1:

Lo primero que hay que hacer para preparar la masa de pizza es hacer el fermento. Para ello, mezcla en un bol la levadura desmigada, el azúcar, la leche tibia y el agua con la misma temperatura… es decir, no muy caliente, pero sobre todo, no fría. Mezcla para que se disuelva la levadura un poco, y deja fermentar hasta que aparezcan burbujas en la superficie.

Paso 2:

En otro recipiente amplio, como un bol, mezcla la harina, la sal, el aceite de oliva y el fermento que tenías reservado. Mezcla todo bien, trabaja un poco hasta que queden todos los elementos integrados y ve amasando hasta obtener una masa suave y flexible, tienes que conseguir una bola lisa. En ese momento deja descansar tu masa para que crezca.

Paso 3:

Cuando la masa haya duplicado su volumen, cógela y desgasifícala… es decir, aplástala varias veces para que libere los gases que la masa ha acumulado en su interior durante la fermentación.

Paso 4:

Pasado un rato de reposo, estira hasta alcanzar el diámetro y espesor deseados. La mejor manera de hacerlo es con las manos, aunque también puedes ayudarte de un rodillo.

Paso 5:

Mete en el horno precalentado a 180° hasta que estén cocidas… lo que llevará unos 8 o 10 minutos. No se deben dorar demasiado dado que se van a volver a meter en el horno una vez que se ponga la cubierta deseada.

Paso 6:

Saca la masa de pizza del horno y cúbrela primero con el tomate frito y luego con el queso mozarella y vuelve a introducir en el horno. Hornea otros 8 o 10 minutos.

Paso 7:

Saca de nuevo del horno y cubre tu pizza con la rúcola, condimentada con aceite de oliva vírgen extra y el queso curado rallado.

Presentación:

Sirve tu pizza inmediatamente, pártela en porciones… y no te descuides ni un minuto, porque está tan rica, que… ¡vuela!