Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar
Caldereta de pescado con patatas
Paso a paso
8 Noviembre 2013
Pescados y mariscos
Plato caliente, Plato único, Segundo plato
Tradicional
Media
41-50
€€€
151-300
Caldereta de pescado con patatas
Ingredientes:
Ocultar 2 personas
cebolla (media)
patatas (250 gr.)
pimiento verde (1 ud.)
ajo (1 diente)
tomates (2 uds.)
zanahoria (1 ud.)
merluza (200 gr.)
bacalao fresco (200 gr.)
langostinos (100 gr.)
caldo de pescado (500 ml.)
pimentón dulce (1 cucharilla)
aceite de oliva (lo necesario)
sal (al gusto)
Ocultar 4 personas
cebolla (1 ud.)
patatas (500 gr.)
pimiento verde (2 uds.)
ajo (2 dientes)
tomates (4 uds.)
zanahoria (2 uds.)
merluza (400 gr.)
bacalao fresco (400 gr.)
langostinos (200 gr.)
caldo de pescado (1 litro)
pimentón dulce (1 cucharada)
aceite de oliva (lo necesario)
sal (al gusto)
Ocultar 6 personas
cebolla (una y media)
patatas (750 gr.)
pimiento verde (3 uds.)
ajo (3 dientes)
tomates (6 uds.)
zanahoria (3 uds.)
merluza (600 gr.)
bacalao fresco (600 gr.)
langostinos (300 gr.)
caldo de pescado (1.500 ml.)
pimentón dulce (1 cucharada colmada)
aceite de oliva (lo necesario)
sal (al gusto)
Descripción

Esta es uno de esos guisos de siempre, de origen humilde, que preparaban los pescadores en altamar, con aquellos productos que estaban pescando, y con los pocos ingredientes que habían cargado en tierra… en ocasiones sólo patatas, y en el mejor de los casos también con cebolla y pimiento verde. Hoy sin embargo es un guiso de lujo… ¡un gustazo de plato de cuchara!

Paso 1:

Pica los ajos y la cebolla menudos. Pica también en trozos pequeños los pimientos verdes y las zanahorias, una vez peladas. Por último, pela y trocea en dados el tomate. La manera más sencilla de pelar un tomate es escaldándolo antes. Para ello, acerca un cazo con agua al fuego y cuando rompa a hervir introduce los tomates con un corte en su piel en forma de cruz. Sácalos en apenas 20 o 30 segundos y pásalos a agua muy fría. Hecho esto, verás que se pueden pelar tan fácilmente como tirando de la piel… ¡sale sola!

Paso 2:

Acerca una cacerola con un chorro de aceite al fuego. Añade los ajos picados y cuando se hayan dorado un poco –pero ten cuidado porque se queman enseguida- añade la cebolla picada. Deja que se ablande a fuego suave y, cuando ya esté un poco transparente, añade los pimientos verdes y las zanahorias. Da unas vueltas y, pasados unos minutos, incorpora también los tomates.

Paso 3:

Mientras tanto, pela las patatas, lávalas y cháscalas. Chascar las patatas significa partirlas en trozos pero rompiéndolas y no cortándolas con el cuchillo. La mejor manera de hacerlo es sujetar la patata con una mano y con la otra, ir haciendo incisiones con el cuchillo pero a medio corte, levantar un poco el cuchillo para que termine de desprenderse rompiéndose. El motivo para hacerlo así es que cuando las patatas se rompen, desprenden más su almidón, y esto ayudará a que el caldo del guiso espese de forma natural. Termina de chascar todas las patatas y añádelas a la cazuela. Rehoga unos minutos, sazona y cubre el guiso con el caldo de pescado. Deja cocer tapadito a fuego suave.

Paso 4:

Limpia bien los pescados de piel y de espinas y trocéalos en dados del tamaño de un bocado más o menos todos iguales.

Paso 5:

Cuando las patatas están casi hechas, añade los trozos de pescado y retira el guiso del fuego, para que el pescado se haga sólo con la temperatura del caldo. En este momento añade también los langostinos. Si los prefieres más hechitos, saltéalos con un poco de aceite y añádelos al guiso.

Presentación:

Sirve tu guiso inmediatamente, bien caliente, en un plato hondo bonito o, mejor aún en una cazuelita individual. Adorna con una ramita de perejil.

Alternativa:

En este guiso de pescado puedes jugar con las especies de pescado que más te gusten... o bien, cambia de pescado según la temporada. Puedes añadir, asimismo, cigalas, gambas, almejas, etc… ¡a tu gusto! Asimismo, puedes jugar por utilizar pescados y mariscos frescos o congelados.