Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Una tarde muy dulce

Aportación
20 Febrero 2014
Núria Arnau
Núria Arnau
"Una cocina con sabores emocionales"
Mientras estábamos en la cocina me dije a mi misma 'es un gusto poder enseñar algo a una persona tan mayor'. Pero ella también me enseñó algún que otro truco culinario...

Hace un año y medio, después de mi viaje por el mundo, me hice voluntaria de 'Amics de la Gent Gran', una ONG que lucha contra la soledad de la gente mayor.

¿Cómo contribuyo? Regalando dos horas semanales, de mi tiempo, a Concepció. Ella vive sola y está a punto de cumplir 93 años. Está sanísima, nunca ha pisado un hospital, y lo único que le falla es su progresiva falta de visión. Cuando se lo recuerdo, me dice 'Es que he llevado una vida sin excesos de ningún tipo'. Tiene mucha fuerza de voluntad. Es ella quien va a comprar, quien cocina, quien lava la ropa, ... Tiene, solo, una chica que la ayuda a limpiar, un día por semana. Cada lunes o martes, me abre la puerta de su casa, con una sonrisa. Me tiene la taza preparada para que me haga una infusión. Pero sobretodo, tiene unas ganas inmensas de hablar, y es que, como dice a veces, hay días que puede estar las 24 horas del día sin hablar con nadie.

Este lunes me preguntó cómo me habían ido las clases de cocina en Madrid. Le dije, que genial, y que, justo aquella tarde, íbamos a versionar una de las recetas que aprendí. Sonrió y me dijo '¡pero si hace años que no preparo un postre!'. 

Charlamos un ratito y cuando todos los ingredientes estuvieron atemperados, nos pusimos manos a la obra. Clara (ex concursante de Masterchef) nos enseñó a preparar un riquísimo Tiramisú de pera. Nosotras lo versionamos haciendo un Tiramisú de 'mató' y manzana. Concepció fue la protagonista de la preparación: peló y troceó la manzana, batió las claras a punto de nieve, batió las yemas con el azúcar y hizo el emplatado del Tiramisú.

En la foto la podéis ver en acción.

 

  

¿Qué manos, eh? ¿Y que facciones más marcadas en la cara, no? De verdad, que mientras estábamos en la cocina me dije a mi misma 'es un gusto poder enseñar algo a una persona tan mayor'. Pero ella también me enseñó algún que otro truco culinario, como por ejemplo,echarle una clara montada al all-i-oli cuando lo tenemos listo, para que nos alargue más ;) El resultado fue un riquísimo Tiramisú y una tarde llena de alegría y dulzura. 

Concepció, sin duda, le dio la vuelta al DÍA haciendo algo que nunca había hecho.

Si quieres probar la receta en tu casa, pídemela a través de Twitter @nuriales y estaré encantada de enviártela. Eso sí, Concepció fue el ingrediente principal.

0 comentarios