Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Un brindis con sentido, y todos los sentidos

Aportación
29 Mayo 2015
Javier Álvarez
Javier Álvarez Atarés
"Me gusta dar un paso más en la creatividad d..."
Ramón Parra nos introdujo en el maravilloso mundo de la coctelería a través de los sentidos.

Después de la prueba de eliminación y tras un descanso largo, volvimos a por una de las #MasterclassDEMOS que mas nos iba a sorprender; o, al menos, así me pareció a mi. Jugaba con ventaja ya que el montaje de la mesa tenía su atractivo. Copas, vasos altos, botellas de mil tamaños, colores y sabores…¡Lo tenía todo para empezar con buen pié!

Pitufoodie: ¡Y como que lo aprovechaste eh! ¡Si yo os contara…!

Foodina: Pssst! ¡lo que pasa en #MasterclassDEMOS se queda en #MasterclassDEMOS¡ Bueno, salvo los post que os escribimos. De paso me presento. Soy “nueva” en esto de escribir. Soy Foodina. Acompaño a Pitufoody  y al becado Javier. Y hoy os hablaremos de Ramón Parra. Nuestro invitado de hoy.

Gracias chicos.

De la mano de Ramón Parra, Head Bartender de los hoteles Innside Madrid (Meliá) disfrutamos de una mañana en la que aprendimos algo de historia sobre los cocteles, algo de herramientas para poder confeccionarlos y algunas nociones para poder mezclarlos.

Podemos hablar de los cocteles de forma seria ya desde 1862 cuando aparece el primer libro de coctelería con mas de 236 recetas de manos de Jerry Thomas.

P: Aunque ya aparece el primer cóctel en 1632 cuando Robert Adams, de la compañía nacional de especias, cita el ponche en una de sus cartas. Y de que el 13 de Mayo de 1806 es la primera vez que tenemos constancia de la palabra cóctel.

F: Y como curiosidad, aunque ahora nos parezca lo mas normal, los hielos no se inventaron hasta 1845 de la mano de Jacob Perkins que, de paso, patentó en 1834 la nevera. Vamos, un lujo de caballero.

Bueno chicos que se nos va por las ramas. Podríamos decir que la época dorada de la coctelería fue allá por los años 1860-1890 sufriendo después con la “Ley seca”. Pero lejos de desaparecer, los barman emigraron a Europa donde resurgió con fuerza en ciudades como Londres, París, Viena.  Incluso evolucionó hasta llegar a la Polinesia un tipo de coctelería asociada a la cultura Tiki. Colorido, exotismo aplicado a estas bebidas.

Tras  esta introducción histórica, Ramón nos habló de los utensilios básicos de un barman. Y de otros mas avanzados. Coctelera, vaso mezclador (mixer), Medidor (jigger), Hammilton (batidora para zumos,…) , pinzas, cucharas imperiales, filtro colador o gusanillo, Mano de mortero (Muddler), exprimidor, cuchillos, cubitera,… 

F: Todo un mundo de materiales…y de cristalerías. Copa de cóctel, Flauta, vasos altos, bajos, vasos anchos,…

P: Y al final de todo…¡pasó a la acción!

¡Pitufoody!

Hay que decir que trabajó a la vez que comentaba un tema muy importante en gastronomía, pero que, curiosamente  fue en el tema de coctelería donde le dio un toque especial. Le dio muchísima importancia a los sentidos.

Siendo además curioso que el gusto es el último en participar. La vista es atraída por el sitio al que entramos a tomar un trago; mas adelante por los colores y las formas que estas bebidas crean. Después nos llegan los aromas que desprenden estas creaciones y la sensación mas o menos fría de coger la copa. El sonido de las burbujas de carbónico, el repiqueo de los hielos, el agitado de la coctelera al prepararse, la música, acústica del local…y, al final, el llevárselo a la boca y disfrutar. Buscar los sabores en las distintas partes de la lengua…

P: Vamos que casi parece una cata mas que un trago…

Los sentidos son mas que una cata, Pitufoody. Y además implica muchas mas cosas. No se trata sólo de servir buenas combinaciones. Hay que ser al final un buen anfitrión. Conocer los gustos del cliente y preparar una bebida de manera que todos sus sentidos se exciten y la experiencia sea única. 

P: Pues algo así consiguió Ramón, me parece a mi. Algo chistoso te vi con los cócteles…

¿Si? ¿Tu crees?

F: Chicos… Javier, sigue contando anda.

Me pareció muy interesante que hablará de los sentidos en la coctelería. Y de su importancia, de estimularlos. Mientras nos lo contaba realizó tres cocteles. Y nos dejó preparar alguno. No todos los que hubiera querido pero el tiempo apremiaba.

Empezó con un Manhattan en copa de cóctel y con un agitado y aireado especial. Jugando con la coctelera pasaba el líquido de una de las partes a la otra, casi como escanciando sidra para airearlo convenientemente. Todo un lujo contemplarlo.

 

F: Y la evolución estaba en el aperitivo. ¡Rellenó unas aceitunas con el mismo coctel pero en textura gel! ¡Impresionante!

Después pasó a un coctel de vaso ancho. Un negroni. Compuesto de Campari, ginebra y vermú.

F: Convirtiéndolo en un Xpress Aged negroni añejando con chips de roble la mezcla…

P: ¡Y utilizó un sifón para ello! ¡Con tres cargas y todo! ¡alucina!

Y así fuimos rematando la clase.  Smoked Moscow Mule fue el último que preparó. Y esta vez os contaré yo que lo ahumó para darle un sabor diferente.

F: ¡Con pipa de ahumar!. Es una gozada ver como utensilios y técnicas utilizados en la cocina pueden ser aplicados a la coctelería con resultados muy atractivos. 

Y de comprobar que no es muy difícil agitar una coctelera…aunque tiene su juego de muñecas. Y la de variantes en la decoración final –denominado, garnish-de los vasos con frutas y otros elementos.

Y de saber que se pueden sólo mezclar directamente en la copa, o en la coctelera, que se puede investigar,…en definitiva que es un mundo dentro de la gastronomía que está viviendo su segunda época dorada.

Un mundo mezcla de ilusión de adultos y pócimas mágicas que despiertan todos nuestros sentidos. Y que hacen de una #MasterclassDEMOS como esta un brindis a los sentidos. A todos. Y con mucho sentido.

F: Y así acabamos la #MasterclassDEMOS. Con un brindis y la ya tradicional foto de grupo en la que Ramón hizo de uno mas.

P: Yo creo que se nos metió a todos en el bolsillo. Tenía razón con lo de ser un buen anfitrión. Aunque esta vez, le dio la vuelta. Fue el invitado el que acabó encantándonos a todos. 

0 comentarios