Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Sopa de manzanilla, chocolate blanco, jengibre y nata

Aportación
24 Abril 2015
Román Joglar
Román Joglar Noa
"La presentación es muy importante"
Una receta original en la que el ligero picor y acidez del jengibre potencia el sabor de la manzanilla.

El sabor principal de este original postre lo marca el vino de manzanilla, gracias a su sabor ligeramente salado con unos toques amargos y a frutos secos que nada mas identificarlos en el paladar, que combinan a la perfección con el chocolate, el jengibre y el sésamo negro. El ligero picor y acidez del jengibre potencia el sabor de la manzanilla; el chocolate al tener un sabor fuerte y graso ayuda a rebajar el ligero amargor y el sésamo negro da mas profundidad a todos los demás. 

Para elaborar este plato eleboraremos una sopa de jengibre con chocolate blanco, nata y manzanilla. Unas garrapiñadas de sésamo negro y una tierra de chocolate, y para darle frescor unos daditos de guayaba y brotes de albahaca que siempre van muy bien con el chocolate. Es un postre donde en 1º término tenemos el sabor de la manzanilla, que poco a poco se va difuminado hasta encontrar el sabor del chocolate y las garrapiñadas. Y una vez que encontramos el dulzor y crocante del chocolate y sésamo, el dulce de guayaba y albahaca nos da un frescor que nos ayuda a limpiar todas las papilas gustativas. 

Ingredientes 

  • 200ml nata
  • 50-70 ml manzanilla
  • 100gr chocolate blanco
  • 30 grs jengibre

Pelamos y cortamos el jengibre, lo ponemos en un cazo junto con la nata y dejamos hervir. Una vez que hierve añadimos la manzanilla y chocolate blanco. Removemos fuera del fuego hasta que todo se mezcle bien. (Importante que la nata no este muy caliente para la manzanilla mantenga todas sus propiedades).

Dejamos infusionar media hora, colamos y metemos en nevera. 

Para la tierra chocolate

  • 40gr mantequilla
  • 40gr harina
  • 60gr mantequilla
  • Cacao en polvo

Ponemos la mantequilla en pomada, agregamos el azúcar. Cuando este bien mezclado añadir el harina hasta que nos quede como migas (tiene que quedar como la textura de un crumble).

Ponemos las migas en papel sulfurizado y metemos en horno a 180 grados hasta que dore. Una vez dorado dejamos enfriar. Cuando ya este frío incorporamos cacao en polvo hasta que quede un aspecto de tierra.

Para las garrapiñadas

  • 40gr sesamo negro
  • 45gr agua
  • 45gr azúcar

Añadimos todos los ingredientes en una sartén y cocemos hasta que se evapore el agua, una vez que el agua se haya evaporado removemos bien hasta que se nos caramelice el sésamo. En el momento en el que el azúcar coge color, ponemos la mezcla en papel sulfurizado y movemos hasta que enfrie y quede suelto.

En el momento del emplatado ponemos un poco de tierra de chocolate, las garrapiñadas, dulce de guayaba y brotes de albahaca. Y ya, cuando estemos para servir le añadimos en una jarrita una porción abundante de la sopa de manzanilla.

Receta elaborada por Román Joglar, Becado del II Campeonato Demos la Vuelta al día.

 
0 comentarios