Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Sabores de Hungría

Aportación
4 Abril 2014
Laura Perezábad
Laura Perezábad
"En busca del menú más saludable"
¿Habéis estado alguna vez en Budapest? Tuve la suerte la semana pasada de visitar esta maravillosa ciudad y siempre que viajo me encanta impregnarme de los sabores y aromas locales. Y, ¿a qué sabe y huele Budapest? Budapest huele a Paprika, a guisito, a cebolla. ¿Damos unos cuantos bocados a la gastronomía húngara?

 La paprika es uno de los ingredientes más representantes de la cocina húngara. Lo que para Hungría es la páprika, para España es el pimentón, el polvo obtenido del secado y la molienda de ciertas variedades de pimientos rojos (Capsicum annum) de la familia de las solanáceas.

Igual que nuestro pimentón de la Vera, podemos encontrar paprika con diferentes grados de picor, pero no vamos a encontrar en ella el sabor y el aroma ahumado de nuestro pimentón. Esto sólo se consigue mediante un secado artesanal al humo de encina como lo hacen en La Vera. Su sabor picante es uno de los éxitos de esta especia y del cual es responsable una sustancia que genera la planta como defensa en contra de los herbívoros, la capsaicina. Este alcaloide activa los receptores del dolor y el calor que en nuestras bocas y genera sensaciones intensas y en muchos casos ¡ardientes!

Además, la paprika destaca también por poseer un gran poder colorante, el cual se debe a los beta-carotenos del pimiento, los pigmentos responsables de este color rojo tan intenso. Además de ser una buena fuente de beta-carotenos (nuestro organismo luego convierte en vitamina A), también lo es de vitamina C del pimiento, dos nutrientes que le otorgan un gran poder antioxidante.

Y ahora vamos al grano que la semana pasada descubrí muchos platos nuevos:

Gulash: Es sin duda el plato estrella de la gastronomía húngara. Carne, cebolla, un poco de tocino, paprika y patata o pasta son los ingredientes básicos. En Hungría usan como guarniciones diferentes versiones de pasta de huevo, como la tarhonya en forma de grano, o la csipetke en forma de ñoqui

Pollo a la paprika: pollo guisado con cebolla y paprika y servido con crema agria y una guarnición de pasta o patata.

Diferentes sopas: de cebolla, de tomate, de hígado. El hígado de ganso (Libamáj) es otra de las delicias húngaras

Töltött Káposzta: Hoja de repollo rellena de carne picada con arroz y por supuesto con paprika. Se acompaña de chucrut y se sirve con crema agria para suavizar el sabor.

Lángos: masa de pan frita que se suele servir con ajo, crema agria y queso. Típica comida de los puestos de comida rápida en la calle y ferias.

Pogacsa: pequeños pasteles salados, normalmente redondos, hechos con diferentes ingredientes como quesos, patata, paprika, cebolla, ajo y/o con diversas semillas como las de sésamo, girasol o amapola. Son el aperitivo más común, se encuentran por todos lados

 

¡A por los postres!

Kürtöskalács: Un dulce muy típico que consiste en una pasta hecha a base de levadura fresca, aceite de girasol y agua, envuelta alrededor de un cilindro de madera en forma de rulo o cilindro. Se cuece a la brasa y al final se le añade una ligerísima capa de aceite de girasol y se espolvorea con azúcar. Tiene un exquisito sabor y aroma a caramelo. Hoy en día hay muchas variedades elaboradas con canela, almendra, vainilla, amapola, chocolate, etc.

Mákos rétes: los rétes son pasteles de hojaldre o strudels rellenos con requesón, manzana, cerezas, ciruelas o guindas. El Mákos rétes está relleno de amapola y es muy típico y popular en Hungría. Las semillas de amapola son muy utilizadas en la cocina de Hungría y Europa del Este

Palacsinta: son crepes muy delgados que pueden rellenarse tanto con ingredientes dulces como salados. Las más típicas se rellenan de mermelada o de queso cottage. El gundel palacsinta, relleno de crema de nueces y salsa de chocolate, es uno de los más ofrecidos a los turistas.


¿Y para beber?

Los vinos húngaros no se quedan atrás, aunque no son muy conocidos en Hungría hay 22 regiones vitivinícolas y los vinos son bastante buenos. La pálinka es más aclamada por los turistas, es el aguardiente típico de Hungría. Lo hacen con distintos sabores a frutas y tiene una alta graduación alcohólica, unos 37,5 grados.

Jó étvágyat!! ¡En Hungría hasta los gusanitos llevan paprika!


0 comentarios